La isla Santa Lucía exuda exotismo caribeño

· 9 febrero, 2015

Santa Lucía es otra de las islas que se encuentran ubicadas en el Mar Caribe, entre San Vicente y las Granadinas, y Martinica, la cual es considerada una de las más espectaculares de la zona y más allá. En la actualidad es una república independiente pero que forma parte de la mancomunidad británica de naciones.

Información de interés para tu viaje

Algo muy importante es saber cómo te podrás comunicar en la isla, el idioma oficial es el inglés, como en todas las islas caribeñas relacionadas con el Reino Unido. Asimismo usan el dialecto criollo francés que también es hablado en Dominica y las Antillas Menores, sin embargo, hablar inglés seguro será mucho más fácil.

La moneda usada en esta locación es el Dólar del Caribe Oriental, cuya tasa de cambio es de 0,37 dólares americanos, es decir, por cada dólar americano obtendrás 2,70 dólares caribeños.

Otra de las características especiales de esta isla, es que también ofrece oportunidades de negocios offshore, es decir, es un paraíso fiscal y un sitio muy oportuno para hacer negocios.

 

De compras en Santa Lucía

Santa Lucia 3

Muchas son las cosas en las que podemos invertir nuestro tiempo en esta isla, una de las principales es ir a la capital –Castries- y hacer compras libres de impuestos en la zona costera. Esto, seguramente le encantará a todas las mujeres de cualquier parte del mundo y por qué no a los caballeros también.

Los lugares ideales para concentrarnos en la adquisición de productos de todo tipo son el mercado central –central market-, la calle Brasil –Brazil Street-, o el centro comercial libre de impuestos ubicado en el terminal de los cruceros.

La geografía de la isla

Esta isla de ensueño está formada por una cadena montañosa que la atraviesa de punta a punta, sus picos son puntiagudos, algo simplemente mágico cuando se junta con el resto del paisaje. La cima más alta es la Gimie la cual ronda los 1.000 metros de altura y sus picos más representativos son las montañas Pitón, las cuales son impresionantemente puntiagudas.

También como parte del paisaje encontrarás el volcán Qualibou, el cual emana gases sulfurosos y tiene unos baños termales muy famosos y visitados.

Por otra parte, como en todo viaje por el Caribe no pueden faltar las visitas a sus playas, este pedazo de tierra en el agua tiene contacto tanto con el Mar Caribe como con el Océano Atlántico, por lo tanto, en el primer lado tendrás mareas suaves y tranquilas, en la segunda una corriente más impetuosa.

Asimismo, podrás encontrar orillas de arenas extra blancas y plateadas o negras – esta última debido a las cenizas de los volcanes de la zona-.

De visita en las montañas Pitons

Santa Lucia 2

Como comentamos anteriormente el monumento natural más relevante de Santa Lucía son las montañas Pitons, las cuales están ubicadas en la zona de Soufrière. Estos son dos volcanes extinguidos – gros piton y petit piton- que con el paso del tiempo han adquirido su forma peculiar; estos son tan famosos que hasta están representados en la bandera nacional.

Estos picos son tan destacados, que éstos y la zona donde están ubicados son una reserva ecológica y fueron declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí puedes contratar una excursión la cual te llevará al miradoR de estas imponentes estructuras naturales, simplemente será un paisaje que no te querrás perder.

Otra recomendación si tus finanzas son lo suficientemente sólidas, es que te alojes en uno de los resort y hoteles 5 estrellas que quedan con la vista hacia las Pitons, seguramente será una imagen que no se borrará de tu mente.

Por las razones anteriores las selvas pocos explotadas y conservadas en un estado natural, los hermosos paisajes y playas, así como la combinación de la herencia francesa con la británica, es por lo que afirmamos que la isla Santa Lucía exuda exotismo caribeño.

Seguros estamos que tu estadía y diversión en esta isla no tendrá fin, por ello en tus próximas vacaciones incluye a Santa Lucía en tu itinerario.

Imágenes cortesía de MrrFlash, Gabor Hajdufi y Jeff Mitton.