¿Cómo subir a un volcán de América del Sur?

· 7 diciembre, 2013

Hay algo mágico en los volcanes. Sus picos helados se elevan de forma perfecta y cilíndrica, cubiertos con mechones de algodón de humo blanco, parecen montañas místicas de los cuentos de hadas. Son la expresión de un poder impresionante, incluso cuando se encuentran en estado latente los imaginamos camuflados con mantos de lava ardiente, rocas y barrancos escupiendo.

Quizá es por ello que escalar un volcán tiene una especial satisfacción. Pero, ¿cómo subir a un volcán de América del Sur?

La geología de los Andes, la cordillera que corre a lo largo de la costa occidental de América del Sur, está lleno de conos volcánicos nevados. Si bien muchos no son impresionantemente altos, varios tienen las pendientes inclinadas gradualmente, ofreciendo rutas únicas a los aspirantes montañistas.

Aunque estas montañas de gran altitud no deben tomarse a la ligera, pues exigen el equipo adecuado, la aclimatación y, por lo general, un guía profesional, cualquier persona que esté en buena forma física y mental fuerte puede escalarlas.

El Misti, Perú – 5822 metros

A las afueras de la ciudad de Arequipa en el sur de Perú, el Misti asoma por encima de su entorno reseco como un cono volcánico perfecto. Este sigue siendo un volcán activo, su última erupción fue en 1985. Lo ideal es contratar un guía en Arequipa e ir en un vehículo 4×4 hasta la base de la montaña, desde donde se comienza una caminata que dura dos días hasta la parte superior, a un campamento situado a 4.500 metros en las laderas de grava de la montaña. Desde aquí, se sale aún en la oscuridad hacia la cumbre para llegar antes del mediodía.

El Misti se escala mejor entre julio y noviembre, cuando hay menor cantidad de nieve y las vistas son más claras. No tiene capa de hielo permanente, haciendo de este un viaje sencillo, aunque pueden ser necesarios piolets y crampones en una temporada de nieve. Cerca de la cumbre hay un cráter de color amarillo sulfuroso burbujeante de lodo y fumarolas volcánicas.

Ampato, Perú – 6248 metros

Ampato

Situado a 100 kilómetros al noroeste de Arequipa, el volcán inactivo Ampato es quizás mejor conocido como el último lugar de descanso de la Doncella de Hielo, la niña Inca cuyo cuerpo momificado fue descubierto por los arqueólogos cerca del pico del volcán en 1995.

La mayoría de las personas que suben a Ampato llegan a la cima en tres o cuatro días de ida y vuelta desde Arequipa, acampando en 5.000 metros y 5.500 metros para ayudar a la aclimatación. Tanto la altitud y el terreno hacen que esta subida sea un poco más complicada que el Misti, hay algunos glaciares hacia la cresta de la cumbre, por lo que la contratación de un guía es recomendable.

Cotopaxi, Ecuador – 5897 metros

Cómo subir a un volcán de América del Sur-Cotopaxi

Aunque este volcán se encuentra cerca del la línea del ecuador, la altura imponente del Cotopaxi pone la cabeza de esta montaña en las nubes a menudo suficiente para darle una tapa permanente de hielo y nieve.

De hecho, el Cotopaxi es uno de los volcanes activos más altos del mundo: su última gran erupción fue en 1903 y la actividad sísmica en la montaña fue en la fecha tan reciente como 2002. El volcán es uno de los más subidos en América Latina y la mayoría llega a la cumbre y regresa en un viaje de dos días. Lleva tapones para los oídos, un saco de dormir y una chaqueta ya que las temperaturas caen en picado una vez que el sol se pone.

Imágenes cortesía de leander.canaris, Jean Robert Thibault y Rinaldo Wurglitsch.