Dunedín en Nueva Zelanda, un lugar espléndido

· 11 julio, 2015

Nueva Zelanda, un recóndito lugar del planeta, tierra de hermosos parajes naturales y ciudades monumentales, todo en perfecta armonía para ofrecer destinos impresionantes. Hoy hemos seleccionada a la fantástica ciudad de Dunedín, un lugar espléndido y perfecto para pasar unos días de relax. ¡Acompáñanos a conocerla, estamos seguros que te encantará!

Dunedín en Nueva Zelanda, impresionante

Dunedin 2
Autor: Phillip Capper

Dunedín en Nueva Zelanda es una hermosa ciudad ubicada en la fantástica y enigmática bahía de Otago, la cual da paso a las aguas del Océano   Pacífico.

Sus orígenes se remontan al año 1848 en el que fue fundada, por lo que resulta impresionante que sea un lugar tan especial en tan poco tiempo.

Sus calles, callejones y avenidas son lugares fantásticos para pasar un buen rato. En cada edificio, se puede apreciar la rica herencia arquitectural neozelandesa.

Asimismo, el entorno natural es mágico y fascinante, típico de Nueva Zelanda, por eso el contacto con la madre tierra será puro.

Dunedin 3
Autor: Dunedin NZ

También existe la oportunidad de tener un acercamiento con animales salvajes como pingüinos, focas, leones marinos, entre otros; seguramente, tendrás una experiencia fantástica.

Esta mágica combinación de elementos naturales y de la creación del hombre, han formado un hermoso y fantástico lugar llamado Dunedín. Disfrutemos de algunas de sus atracciones más resaltantes.

La estación del ferrocarril

Dunedin 4
Autor: Bruce Tuten

En la ciudad de Dunedín en Nueva Zelanda se encuentra uno de los edificios más espléndidos de todo el país. Con más de 100 años de existencia, es considerado un patrimonio neozelandés de la más alta categoría.

Su hermosa arquitectura de estilo renacentista, cautiva hasta el más escéptico, ya que está construida con un basalto oscuro, revestimientos de piedra Oamaru, lo que le da el color oscuro espectacular. Asimismo, granito rosa de la más alta categoría, más de 750.000 baldosas de Minton, friso de porcelana y otros finos materiales fueron implementados para revestir sus interiores; realmente es una obra de arte.

La fastuosa península de Otago

Dunedin 5
Autor: Flying Kiwi Tours

Si hay un lugar imperdible en Dunedín es la increíble Península de Otago. Su paisaje irregular, inhóspito, salvaje pero al mismo tiempo hermoso y cautivador, es el lugar de interminables pastizales que sirven aposentos a la actividad ganadera, y de hábitat a la fauna salvaje de la zona como los extraños pingüinos de ojos amarillos.

Sus terrenos elevados, permiten obtener las vistas más increíbles de la ciudad y sus alrededores; quizás tus ojos no puedan creer lo que observan.

Asimismo, es un lugar perfecto para practicar el ecoturismo y por eso hay dispuestos prestadores de este servicio, para darte una experiencia que nunca olvidarás.

El hermoso castillo de Lanarch

Dunedin 6
Autor: Ian Armstrong

En las colinas de la península de Otago se puede admirar una exquisita estructura y es el castillo de Lanarch. Considerado como el único castillo de Nueva Zelanda, su construcción tardó 14 años y finalizó en 1887, por lo que tiene más de 120 años de vivencias.

Esta mansión fue el hogar de la familia Lanarch, una de las más acaudaladas de la ciudad, y está constituida por 43 habitaciones, un salón de baile y jardines espectaculares.

Visitar este hermoso complejo no debe faltar en una visita a la ciudad de Dunedín en Nueva Zelanda.

Dunedín en Nueva Zelanda es un lugar realmente espléndido y fantástico, casi indescriptible por tanta belleza paisajística y arquitectónica.

Imágenes cortesía de:  Flying Kiwi Tours, Phillip Capper, Dunedin NZ, Bruce Tuten, Flying Kiwi Tours e Ian Armstrong.