Conociendo los rincones de la República Checa: Olomouc

· 26 agosto, 2015

En Europa siempre encontramos sitios espectaculares, especiales y muy agradables, mientras más recorremos este continente, mejores cosas encontramos.

Hoy explorando los rincones de la República Checa nos topamos con la ciudad de Olomouc, uno de esos lugares escondidos que seguramente te gustará. ¡Acompáñanos a conocerla!

¿Qué podemos decir de Olomouc?

Olomouc 2
Autor: jmv

Surcando los caminos de la hermosa región del este de la República Checa conocida como Moravia, nos topamos con la sencilla pero hermosa ciudad de Olomouc.

Desde sus inicios ha sido conocida como uno de los lugares más significativos en cuanto a historia y arquitectura eclesiástica se refiere –predominantemente barroca–, por eso siempre ha estado en la palestra entre los mejores lugares de la República.

Disfrutando Olomouc, uno de los mejores rincones de la República Checa

Olomouc 3
Autor: jmv

Como ya hemos mencionado anteriormente, Olomouc es una ciudad llena de hermosas construcciones de alta relevancia para la cultura local, las cuales a su vez constituyen un gran atractivo para quienes visitan este bello destino. Algunos de estos atractivos que no te puedes perder son:

  • La columna de la Santísima Trinidad: el ícono más importante de la ciudad.
  • Las bellas fuentes: que han sobrevivido al tiempo.
  • El antiguo Ayuntamiento con el reloj astronómico.

No esperemos más y conozcamos de acerca estas maravillosas edificaciones.

La Columna de la Santísima Trinidad

Olomouc 4
Autor: Ana Paula Hirama

Caminando por las calles del centro de Olomouc, nos topamos con la obra de arte arquitectónica más espectacular y apreciada de toda la ciudad, considerada como su icono, la Columna de la Santísima Trinidad.

Finalizada en 1754, con un estilo barroco exquisito, fue edificada para agradecerle a Dios por el fin de la plaga que azotó la región de Moravia. Su inspiración nace del libro del Apocalipsis de la Santa Biblia, por ello, su impresionante y cautivante escultura final.

Su espectacular diseño y representatividad está dominado por esculturas de cobro dorado de la Santísima Trinidad, acompañados por el Arcángel Gabriel y la Asunción de la Virgen debajo de ella. Sencillamente es un espectáculo arquitectónico y espiritual.

Las bellas fuentes de la ciudad

Olomouc 5
Autor: Ana Paula Hirama

Uno de los aspectos más espectaculares mientras caminas por los rincones de Olomouc son sus hermosas siete fuentes de estilo barroco, basadas en la mitología antigua.

En cada una de estas obras de arte históricas están representados los dioses romanos Júpiter, Mercurio, Tritón, Neptuno y Hércules; asimismo, el emperador romano Julio César tiene su espacio también y la más moderna es la de Arión, en la plaza principal.

Verdaderamente resultaría genial que experimentes la belleza y la historia que transmite cada uno de estos espacios, los cuales son casi únicos en toda Europa, ya que estos rincones de la República Checa son uno de los pocos lugares en los que se conservan este tipo de fuentes.

El Antiguo Ayuntamiento

Olomouc 6
Autor: Vlastimil Ott

Recorriendo la plaza de Horní Namesti observamos el hermoso edificio del Ayuntamiento de la ciudad, considerado como la obra de arte arquitectónica, no religiosa, más espectacular de esta urbe, aún se mantiene en funcionamiento para lo que fue creado hace más de 600 años.

Su estilo de construcción original fue concebido como gótico, aunque ha sufrido modificaciones con el devenir de los años.

Uno de sus aspectos más representativos es la torre, en la cual reposa un gran y hermoso reloj que tiene más de 500 años de antigüedad, simplemente increíble. El espectáculo que ofrece esta pieza de la ingeniería, muestra su esplendor solo a las 12 del mediodía por eso debes estar allí para admirarlo.

En conclusión, Olomouc es uno de esos rincones de la República Checa lleno de hermosas, atractivas y antiguas edificaciones que te harán viajar en el tiempo hacia el pasado. Resultará una experiencia fantástica.

Imágenes cortesía de: jmv, Ana Paula Hirama y Vlastimil Ott.