Roma, la Ciudad Eterna

Roma, la Ciudad Eterna

El apodo de “Ciudad Eterna” que ostenta la actual capital de Italia se debe a que posee aproximadamente 2.800 años de antigüedad desde su fundación. La historia de Roma, del Imperio Romano, es compleja y fascinante, y ha dejado un legado cultural enorme, el cual la ha convertido en una de las ciudad más visitadas de Europa.

Entre museos, sitios históricos y construcciones de extraordinario valor cultural, los lugares para visitar en Roma son casi que innumerables, por ello en este artículo sólo abordaremos las dos principales atracciones turísticas de la ciudad: el Coliseo y la Ciudad del Vaticano.

El Coliseo de Roma

El Coliseo de Romano – el símbolo por antonomasia de la ciudad – se encuentra en las alturas del monte Palatino, el que fuera el centro neurálgico de la antigua Roma, y es la huella física del inmenso poder que se acumulaba en uno de los imperios más grandes y trascendentes que ha conocido la historia. Fue construido en la época dorada de Roma y era el lugar donde se realizaban los combates a muerte entre gladiadores y las peleas de animales salvajes, además de otras formas de diversión por demás violentas que atraían a miles de espectadores. La construcción de más de 50 metros de altura y de casi 185 metros de diámetro podía albergar a más de 50.000 espectadores.

También conocido como el Anfiteatro Flavio, el Coliseo de Roma fue inaugurado por el emperador Tito en el año 80 d.C. Pero el Coliseo es sólo una de las huellas, la más importante, que ha dejado marcadas aquel Imperio en la Roma de hoy. Además de esta construcción, ubicada en las alturas del cerros Palatino, otras edificaciones, hoy en ruinas, atestiguan la grandeza de la antigua Roma (que tuvo emperadores tan recordados Julio César y Octavio): el Circo Máximo, el Foro Romano, el Foro de Trajano, los Templos de Saturno, de Vespasiano, de Cástor y Póllux, el Capitolio y los Foros Imperiales, entre muchos otros.

El Vaticano

El Vaticano

El otro gran atractivo que posee Roma es la Ciudad del Vaticano, con todas sus particularidades: un estado ubicado dentro de la ciudad de otro estado, con una población aproximada de sólo 900 personas… Sin embargo, no debemos perder de vista la importancia de la Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo, pero que es el centro del mundo católico, es decir, la capital espiritual del mundo Occidental.

Además de su importancia religiosa, el Vaticano posee incomparables atractivos artísticos, como la famosa Capilla Sixtina (con las escenas del Juicio Final pintadas por Miguel Ángel), y la Basílica de San Pedro (la más grande del mundo). A ello debemos sumarle los diversos Museos Vaticanos y las numerosas iglesias que datan de varios siglos atrás, que se encuentra fuera de los muros del Vaticano, pero  que poseen una notable belleza.

Tampoco podemos dejar de mencionar la Plaza de San Pedro, donde tantas veces al año se puede ver al Papa en el balcón de la Basílica de San Pedro, lo que suele convocar la reunión de miles de fieles.

La historia le aporta a la ciudad de Roma una riqueza monumental, arqueológica y artística sin comparaciones, lo que la trasforma en una destino turístico, que para los amantes del arte y la cultura en general, es prácticamente irresistible.

Imágenes cortesía de ReservasdeCoches.com y keela84.

Te puede gustar