Santiago de Cuba, la capital del Caribe

· 10 abril, 2014

Santiago es una ciudad hermosísima, situada al oriente de Cuba. Santiago es historia, es cultura, es música. Es un lugar que congrega lo más genuino del espíritu caribeño, con los episodios más determinantes en la historia de la isla. Un lugar de ensueño que es punto obligado de visita si viajas a Cuba.

En Santiago igual puedes hacer una travesía por los lugares célebres o quedarte en la playa, mientras tomas el mejor ron de Cuba y disfrutas de un atardecer espectacular al ritmo de un auténtico son cubano.

Los encantos de Santiago de Cuba

Si vas por tierra, llegas a Santiago de Cuba por un descenso maravilloso en los estertores de la Sierra Maestra. La vista es verdaderamente extraordinaria. Desde lo alto puedes observar una panorámica de la ciudad, en donde contrastan la imponente arquitectura de la ciudad con el océano que se extiende hasta perderse en el horizonte.

Hoy en día es la segunda ciudad en importancia dentro de la isla. Durante mucho tiempo fue la capital de Cuba y ostenta el título de haber sido una de las primeras ciudades fundadas en América.

Santiago tiene una atmósfera muy particular. La amabilidad natural de los cubanos tiene allí diversas expresiones que enamoran a cualquier viajero. Allí te sientes como si fueras amigo de todo el mundo, porque no es raro que alguien se te acerque en cualquier calle y se convierta en amigo tuyo sin mayor esfuerzo. Solo en Cuba un turista puede darse esos lujos, ya que la isla tiene un índice muy bajo de delitos y por eso cualquier lugar es básicamente confiable.

Vista nocturna de Santiago de Cuba.
Vista nocturna de Santiago de Cuba.

Tampoco es extraño que te encuentres de pronto con un grupo de músicos callejeros interpretando un son cubano con enorme maestría. La música, muy dulce y a la vez poderosa, está en todos los rincones. Por algo es cuna de músicos de fama mundial como el famosísimo “Compay Segundo” y Olga Guillot, entre otros.

Lo imprescindible de Santiago

La arquitectura de Santiago conserva reliquias de valor mundial como la primera casa del nuevo continente, la primera catedral de América y la primera mina de cobre a cielo abierto. También se encuentra allí el primer museo de historia cubano.

El Castillo de San Pedro de la Roca hace parte de las grandes joyas arquitectónicas de Santiago. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Data de 1638 y es una fortaleza militar que se construyó para proteger a la ciudad de los ataques de piratas y bucaneros que pululaban en el Caribe.

También puedes visitar las ruinas de las plantaciones de café que están compuestas por vestigios arqueológicos de cultivos que tuvieron lugar en el siglo XIX. La UNESCO también los declaró Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, gracias a su valor ilustrativo.

El Parque Baconao está situado a unos 20 kilómetros de Santiago y es una reserva natural con grandes atractivos como “La gran piedra”, “el Valle de la prehistoria” o el acuario, en donde puedes departir plácidamente con un grupo de delfines.

Imágenes cortesía de Cvbr y Alex Cano.