Que corra la adrenalina en los hermosos acantilados de Noruega

· 20 abril, 2016

Hay lugares en el mundo que simplemente son increíbles, que no tiene comparación y hacen que la adrenalina fluya por nuestras venas,  haciéndonos sentir increíbles. Los acantilados de Noruega, son unos de esos destinos que te harán sudar de la emoción, que tu corazón palpite a 1.000 pulsaciones por minuto, y que no creas que algo así pueda existir ¡Ven a conocerlos junto a nosotros, seguro no te arrepentirás!

Los acantilados de Noruega

acantilados de Noruega 2
Autor: Falk Lademann

Noruega es uno de esos países increíbles, con lugares de ensueño que te llevan a soñar y a vivir las más gratas experiencias. El paisaje hermoso pero a la vez peligroso que rodea el territorio de esta nación escandinava, es absolutamente impredecible.

Una de las características que destacan en el panorama de Noruega son sus increíbles montañas, las mesetas que relucen en todo su esplendor y los inconfundibles y mundialmente famosos fiordos, los cuales crean un paisaje salvaje, maravilloso, indescriptible y perfecto para las mejores aventuras de tu vida.

Recorrer algunos senderos te llevarán a conocer los acantilados de Noruega más hermosos, espectaculares y extremos que puedas imaginar, lugares que te harán sudar de la emoción, provocarán que tu sangre fluya como nunca antes lo hizo y que tus sentidos se estremezcan.

Seguramente no encontrarás nada igual en ninguna otra parte del planeta, por eso disfrutemos de algunos de los mejores:

Trolltunga, el más increíble de los acantilados de Noruega

acantilados de Noruega 3
Autor: Håvard

Iniciamos nuestra travesía con dirección al más increíble de los acantilados de Noruega, el Trolltunga.

El paseo comienza en la localidad de Odda, en dirección hacia el norte del lago Ringedalsvatnet, por uno de los senderos más hermosos que podrás hallar, en dirección a las grandes montañas que dominan el horizonte. Luego de subir a 900 metros de altura –y después de más de 8 horas de travesía–, sentirás que alcanzaste el cielo y tus ojos no podrán creer lo maravilloso del paisaje lleno de hermosas montañas y un indescriptible lago.

En la cima hallarás un trozo de roca que sobresale horizontalmente de la montaña, la cual crea una impresión óptica y de vacío absolutamente increíble. Sin lugar a dudas, es un destino no apto para cardíacos y se debe tener sumo cuidado, ya que no existe ningún tipo de protección que te separé del vacío, por eso la adrenalina no parará de correr por tu torrente sanguíneo.

Disfrutemos de Preikestolen

acantilados de Noruega 4
Autor: Stevan Nicholas

Otro de los acantilados de Noruega más increíbles de todos es el Preikestolen, el cual se encuentra en la costa suroeste de Noruega, en el fiordo de Lyse.

Los hermosos caminos que hay que recorrer para llegar hasta la cima de la montaña son absolutamente espectaculares y aunque es más corto que el de Trolltunga, igual representa un reto para la condición física.

Sin embargo, al llegar a la cima todo el esfuerzo que hayas hecho habrá valido la pena, ya que la sensación será asombrosa. La roca que sale de los límites del fiordo de Lyse hacia el vacío y es absolutamente impresionante, ya que con sus dimensiones (25 metros x 25 metros) parece suspendida en el aire a más de 600 metros de altura.

El acantilado de Kjerag

acantilados de Noruega 5
Autor: Håvard Thoen

Por último, en esta grandiosa travesía no pudimos pasar por alto el impresionante acantilado Kjerag. Nos dirigimos al municipio de Forsand y a más de 1.100 metros de altura hallamos este increíble acantilado que se va en línea recta hacia abajo.

Si fuese una superficie plana y tomaras una motocicleta, quizás podrías alcanzar 1.000 kilómetros por hora de la gran inclinación que posee esta montaña, algo absolutamente impresionante.

Sin lugar a dudas, los acantilados de Noruega son lugares increíbles hechos por las fuerzas de la naturaleza que harán que tu sangre y la adrenalina recorran tu cuerpo como nunca antes lo hizo.

Imágenes cortesía de: pbutke, Falk Lademann, Håvard, Stevan Nicholas y Håvard Thoen.