Tres lugares románticos de Portugal

· 31 julio, 2013

Portugal condensa en sus ciudades y paisajes toda la esencia del romanticismo. Un romanticismo muy del XIX, cuando el amor y la muerte iban de la mano.

Lisboa, Oporto, Coimbra, los pequeños pueblos del interior… todo tiene un halo de atractiva decadencia. Sin embargo, podemos destacar sin ninguna duda tres lugares románticos de Portugal que reúnen interés viajero y sensibilidad: Sintra, Buçaco y Viana do Castelo. Veamos qué nos ofrecen.

Sintra: romanticismo entre turistas

Sintra

Sintra se sitúa muy cerca de Lisboa, a tan solo media hora, por lo que en la mayoría de las ocasiones se convierte en visita de paso de touroperadores. Es por ello que quizás de estos tres lugares románticos de Portugal sea el más concurrido.
Lord Byron ya estuvo aquí y quedó extasiado por la belleza de sus casas y el frescor de sus espesos bosques. Son muchas las villas que forman la ciudad, muchas de ellas convertidas en lujosos hoteles, rivalizando con los hermosos palacios que se aprecian entre los exhuberantes jardines.
Saliendo de la propia ciudad encontramos fastuosos palacetes, tan locos y extravagantes como sólo pueden serlo los caprichos de los reyes.
Podremos visitar el Palacio da Pena, cúmulo de minaretes y torreones, paredes de colores y hasta puente levadizo, formando un abigarrado conjunto extrañamente armónico. Allí, encaramado en la roca y rodeado de un frondoso parque, parece desafiar al mundo. Su interior se conserva tal como lo dejaron los reyes María II y Fernando de Sajonia allá por el XIX: muebles y ornamentos perfectamente dispuestos nos recibirán.
Bajando un poco encontramos el Castelo dos Mouros, del que sólo queda la fortaleza, que nos ofrece un recorrido por sus murallas de montaña doméstica y unas vistas espectaculares.

Buçaco: romanticismo en exclusiva

 

Buçaco

Buçaco no es una ciudad, ni un pueblo, ni siquiera una aldea. Buçaco es un palacio rodeado de un bosque fantástico donde pueden encontrarse especies vegetales de cualquier lugar del mundo. Se encuentra muy cerca de Coimbra, pero conserva aún el halo de lugar privado al haberse convertido el palacio en un romántico hotel.
Merece la pena alojarse en él. Tomar derecho a pasear por sus decoradas salas y sentarse a tomar un café al lado de una de sus ventanas de estilo manuelino mientras se deja pasar la tarde.
Y a cualquier hora del día vagabundear por el mágico bosque, uno de los más antiguos de Europa, especial por su microclima que lo hace tremendamente húmedo. Frondoso, salpicado de pequeñas construcciones, pura selva vegetal a un paso de la civilazación. Al amanecer, observarlo tras la suave bruma lo envuelve todo haciéndolo, si cabe, más romántico aún.

 

 Viana do Castelo: romanticismo desconocido

Viana do Castelo
Viana do Castelo está al norte de Portugal. Alejado de grandes ciudades, cercano a la frontera con Galicia, es el menos conocido de estos tres lugares románticos de Portugal.
Se trata de una pequeña ciudad situada en la desembocadura del río Lima. Su mirada es al mar, y eso la hace especial, destilando esa saudade de la que tanto hablan los portugueses.

Sus hermosos palacios y el armónico conjunto de la Praça da República resultan memorables. Luego, si nos acercamos a la colina de Santa Luzia podremos divisar un panorama sin igual.

Visitar los pequeños pueblos de pescadores que la rodean: Ponte de Lima,  Caminha, Monçao y muchos otros para descubrir.

 

 

En suma, Sintra, Buçaco y Viana do Castelo, tres lugares románticos de Portugal a un paso de casa ¿cómo no buscar una excusa para visitarlos?

Imágenes cedidas por Ariadna Bruna, Pedro S.Z., R. Daniel y Castro