Fernando de Noronha, lugar de descanso en la costa de Brasil

Fernando de Noronha, lugar de descanso en la costa de Brasil

Fernando de Noronha es un hermoso archipiélago de Brasil y un sitio declarado Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO. Sus playas de aguas cristalinas, paisajes y fauna atraen a turistas de todo el mundo.

El archipiélago nunca se ha relacionado con el continente. Geológicamente, es la punta de una formación volcánica submarina que se eleva del fondo del mar y se compone de una isla principal y varias rocas e islotes. Las rocas forman muchos acuarios naturales y la vida bajo el agua es diversa. Debido a que los arrecifes del Atlántico Sur están aislados en el Caribe mediante la salida de los ríos Orinoco y Amazonas, las comunidades de arrecifes son muy diferentes con muchas especies endémicas.

Bañada por las corrientes procedentes de África las aguas alrededor de las islas son muy claras con muy buena visibilidad, incluso a 50 metros, y tienen temperaturas cálidas durante todo el año. Por supuesto, también se pueden ver las grandes especies “globales” como manta rayas, tiburones, morenas, meros, tortugas marinas y delfines. La isla es también el hogar de una de las mayores colonias de cría de aves marinas en el Atlántico Sur.

Descubierto por Amerigo Vespucci (1454-1512), comerciante y cartógrafo italiano en 1503, el archipiélago se encuentra a 4 grados al sur del ecuador, a unos 200 kilómetros de la costa nororiental de Brasil, al noreste de la ciudad de Recife. En sus 500 años de historia, Fernando de Noronha fue ocupado temporalmente por los holandeses y franceses antes de que Portugal estableciera el dominio en 1737. Los portugueses construyeron un sistema de defensa amplio de 10 fuertes.

Hoy en día la población es de alrededor de 3500 habitantes y la principal industria es el turismo.

Patrimonio de la Humanidad

Buceo en Fernando de Noronha

Como un santuario ecológico único, Fernando de Noronha es un Patrimonio de la Humanidad y una gran parte de la zona es un parque nacional marino. Fernando de Noronha tiene las playas más maravillosas situadas en Pernambuco. Tres de ellas, Bahía de Sancho, Porcos y Leão, se sitúan regularmente en la lista de las playas top de Brasil.

Al ser una isla pequeña con recursos limitados de agua y un ecosistema frágil, suele haber un número máximo de 460 visitantes permitidos en la isla. Los visitantes también pagan un impuesto de Preservación del Medio Ambiente que aumenta progresivamente con la duración de la visita.

El relativo aislamiento de la parte continental, los límites a los visitantes y la conservación hacen de Fernando de Noronha, un destino caro. Pero todo ello será bien recompensado por los encantos de esta isla paradisíaca y su fascinante mundo submarino.

¿Qué ver en Fernando de Noronha?

• La puesta de sol.
• Baía do Sancho desde arriba. Esta es considerada la playa más hermosa de la isla junto con Baía dos Porcos.
• La luna llena que se levanta desde el mar.
• Delfines en el sitio Dolphins Bay.
• Las tortugas marinas en la Baía do Sueste.
• La vida submarina, ya sea snorkeleando o buceando.

Imágenes cortesía de Henrique Pinto y Tadeu Pereira.

Te puede gustar