El palacio renacentista de Fontainebleau, el más grande de Francia

· 25 marzo, 2015

El palacio renacentista de Fontainebleau es uno de los Palacios Reales más grandes de Francia, además representa toda una referencia en este país, por su aspecto arquitectónico y su delicada belleza.

Es muy apreciado por los monarcas franceses, no en vano en este nacieron Felipe IV, Enrique III y Luis XIII. Fue embellecido y ampliado a lo largo del tiempo, desde Francisco I hasta Napoleón Bonaparte. Dando como resultado el fascinante palacio que hoy nos encontramos y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1981.

Historia del palacio renacentista de Fontainebleau

palacio de Fontainebleau 2

El bello palacio de Fontainebleau se encuentra en la localidad homónima, en el departamento de Sena y Marne, al norte de Francia y a unos 60 km de París.

El palacio de Fontainebleau se erige sobre un castillo del siglo XII que ya era utilizado por la monarquía francesa. Fue el rey Francisco I en el siglo XVI el artífice del proyecto de crear este gran palacio, introduciendo en el país por primera vez el creciente y bello estilo renacentista italiano. Para ello contó con el arquitecto Gilles le Breton y las aportaciones de grandes maestros como Sebastiano Serlio y Leonardo da Vinci. Especialmente destaca la primera galería construida, llamada de Francisco I, pintada con frescos de Rosso Fiorentino.

palacio de Fontainebleau 3

El palacio fue sufriendo diversas ampliaciones con el paso de los diferentes monarcas a lo largo del tiempo. Durante la revolución francesa el palacio quedó prácticamente sin mobiliario, y fue Napoleón Bonaparte y sus sucesores quienes se encargaron de amueblarlo y embellecerlo de nuevo.

Lugares de interés del palacio de Fontainebleau

palacio de Fontainebleau 4

El palacio de Fontainebleau con su edificio y jardines, es todo un museo vivo de la historia y del arte. Sus impresionantes decoraciones con pinturas, frescos, estucos y diversos artesanados, unido a las ricas colecciones y obras de arte que contiene, hacen del palacio un lugar digno de admirar y visitar.

De la suntuosidad y grandeza de este palacio destacamos los siguientes lugares de interés que no debes de perderte:

Los apartamentos Reales se encuentran ubicados en la primera planta y cuenta con dormitorios, salas de estar y oficinas. Bellamente decorados y amueblados.

palacio de Fontainebleau 5

El apartamento del Papa en el que residió el Papa Pío VII en el siglo XIX.

Las salas del Renacimiento realizadas por Francisco I con la colaboración de importantes artistas de esta época. Cuenta con la famosa galería de Francisco I, que contiene una de las obras maestras del palacio, el fresco del Elefante Real de Rosso Fiorentino del siglo XVI. Otra sala destacada es el salón de Baile decorada por Enrique II con hermosos frescos que relatan escenas de caza, música y mitología.

La famosa Escalera de la entrada con forma de herradura, fue encargada por Luís XIII al arquitecto Jean Androuet du Cerceau, siendo uno de los símbolos más emblemáticos del palacio.

palacio de Fontainebleau 6

También son de interés muchas obras maestras y de arte, de las más llamativos indicamos: la Cama de María Antonieta de 1787, aunque nunca fue utilizada por la reina. El Trono de Napoleón que es el único que se conserva hoy en Francia y fue utilizado por Napoleón I en 1805. El Gabinete de la Odisea en el que destaca la decoración con madera de ébano ricamente tallada del siglo XVII.

Otros lugares que no debes perderte son sus jardines y sus cinco patios, estos son, el Patio del Honor, el Patio oval, el Patio de la Fuente y el Patio de los Oficios.

Imágenes cortesía de Jean-Pierre Dalbéra, loicwood, Lais Castro Trajano, Henrik Berger Jørgensen, Lais Castro Trajano y Nicolas Vigier.