De copas por Buenos Aires

· 9 diciembre, 2013

Al igual que muchas ciudades de todo el mundo, Buenos Aires ha tenido recientemente un aumento en el arte de la coctelería, con bares que ofrecen cócteles diseñados con delicadeza a un público cuya demanda de tales creaciones crece cada día. ¡Vámonos de copas por Buenos Aires!

Buenos Aires capital de cócteles

Como testimonio de la condición de la ciudad de Buenos Aires como emergente capital de cócteles de América del Sur, el pasado abril de este 2013 Buenos Aires acogió Tales of the Cocktail, un renombrado festival de Nueva Orleans que se dirige al sur del ecuador por primera vez para compartir su amor por todas las cuestiones acerca de la coctelería en esta ciudad argentina.

Siguiendo el éxito de bares de copas, como el recién llegado Frank, inspirado en un bar clandestino de Chicago de los años 20, ubicado en el barrio Hollywood y el veterano de la ciudad 878 en Villa Crespo, la escena de los cócteles en Buenos Aires se está moviendo hacia el reconocimiento internacional.

Mientras que la bebida nacional no oficial de Coca-Cola y Fernet sigue de moda, muchos bares están intensificando sus ofertas. Guillermo Blumenkamp y Luis Miranda de Doppelgänger, ubicado en el bohemio barrio de San Telmo, han dado al Fernet un toque creativo con su cóctel de firma, el “Berghof”, que comprende Jägermeister, Viognier Tardío (un tipo de vino de postre), licor de cereza, Fernet Branca Menta (Fernet con sabor a menta), jengibre, azúcar y lima marrón.

Isabel, por su parte, ubicado en el barrio Soho, posee cabinas con forma de ostra, respaldadas por los espejos de piso a techo. Esta clientela glamurosa sorbe cócteles y champán burbujeante como en los clásicos bares de Puerto Rico de la década de 1950.

De copas por Buenos Aires

Si el copeo retro no es lo tuyo, la ciudad también tiene un montón de bares de copas, elegantes y modernos para atraer a los bebedores de cócteles contemporáneos.

Río Café en el Soho está ganando fama por sus inventos simples como el Pomelo Rossi Sangría, una mezcla de Martini Rosso, jugo de toronja rosa y menta fresca, cócteles simples, con garra que se sirve en jarras para compartir.

Y si anhelan algo realmente diferente, Prado y Neptuno es puro encanto y diversos cócteles en el exclusivo barrio de Recoleta de Buenos Aires. Allí encontrarás cócteles y daiquiris servidos con un toque de vermut dulce ahumado con infusión. Prueba su mágico Mai Tai, cuya base de rones caribeños no se vierte de una botella sino a partir de un pequeño barril de roble francés, donde se almacena durante semanas y se infunde con rica canela y vainilla.

Pero, ¿qué está impulsando esta nueva y emocionante escena cóctel? Todos los argentinos comparten una lujuria por lo nuevo y creativo, y la prosperidad económica del país está dando a sus residentes el dinero contante para convertir conceptos interesantes en realidades emocionantes. La capital argentina es también un punto de acceso para los jóvenes norteamericanos y europeos que están deseosos de escapar de los estragos de la recesión en el país, atraídos por la reputación de Buenos Aires como la ciudad más glamurosa de América del Sur.

Imágenes cortesía de Barbaro Bar Bar Notable y butforthesky.com.