Visitar Gibraltar: compras y monos

· 30 julio, 2013

Gibraltar se encuentra al sur del sur y sin embargo, como suele ocurrir cuando un territorio pertenece a la corona inglesa, resulta tremendamente norteña. No con aire de parque temático, no, sino con un regusto de lugar transportado que invariablemente llama la atención.

QUÉ HACER PARA VISITAR GIBRALTAR

Aunque Gibraltar tiene aeropuerto, lo habitual para llegar al Peñón es volar hasta Málaga o Jerez de la Frontera, desde allí un viaje por carretera de aproximadamente hora y media nos llevará fácilmente a la frontera entre España y Gran Bretaña.

En ocasiones, las colas para cruzar esta frontera internacional pueden ser interminables, por lo que no es mala idea aparcar en la cercana localidad de La Línea de la Concepción, cruzar a pie y desde allí continuar en taxi, autobús o andando hasta el centro de la ciudad.

Nada más cruzar nos encontramos con una de las muchas cosas extrañas que uno encuentra cuando decide visitar Gibraltar: un paso de barrera para aviones. Sí, su aeropuerto es tan pequeño que necesita ocupar parte del paso de la carretera por lo que nos podemos encontrar con un avión cruzando a nuestro lado.

COMPRAS EN GIBRALTAR: PASEANDO POR MAIN STREET

Una de las atracciones gibraltareñas es, sin duda, la del shopping. No en vano la entrada a Gibraltar se realiza por la gran plaza de Casemates Square, con un inevitable ambiente entre  turístico y comercial. En ella se alternan los chavales y jubilados de La Línea que se sacan algún extra con el paso de la aduana de productos, los curiosos españoles y algún que otro extranjero.

Se pueden comprar muchas cosas en Gibraltar a mucho mejor precio que en España, aunque como suele ocurrir en muchos casos las mejores ofertas se encuentran en los productos más caros. Más allá de las bebidas alcohólicas y el tabaco (restringido a un litro de alcohol y un cartón de tabaco por persona), puede ser interesante adquirir productos de perfumería y cosmética, vajilla y porcelana y ropa de marca.

La larga Main Street, larga para los parámetros gibraltareños claro, nos ofrece multitud de tiendas en las que pasar mucho tiempo.

Pero al visitar Gibraltar también aparece algún detalle curioso, como pasar por el lugar donde se casaron nada menos que John Lennon y Yoko Ono (¿no habría otro sitio?).

Y, la verdad, aunque no compremos nada, sólo por ver las cabinas rojas y escuchar a guiris hablar un perfecto andaluz de cádiz o un perfecto inglés de Andalucía, ya habrá merecido la pena.

monos de gibraltar

VISITAR LOS MONOS DE GIBRALTAR: RESERVA NATURAL DE EL PEÑON

Visitar Gibraltar es visitar El Peñón. The Rock, es la parte más puramente turística de este extraño anexo inglés. Aunque se puede subir andando o en teleférico, el acceso ideal es en coche. Si no se ha pasado la frontera con el propio automóvil, siempre se puede acudir a una ruta en minibús o a pactar el precio con un conductor con coche para subir.

Los protagonistas de esta reserva natural son, sin duda, los monos. Estos macacos, de aspecto gruñón y malas pulgas, están tremendamente acostumbrados a los turistas, por lo que saltarán sin parar entre las personas, metiendo las manos en bolsillos y bolsos para encontrar algo de comida y saltarán sobre los coches dando sustos. Campan a sus anchas por todos los lugares, es fácil verlos y hacerles multitud de fotos.

Pero además de los monos, hay un lugar de mucho interés que es el The Great Siege Tunnels, que son antiguos túneles de defensa excavados en la roca contra los asedios.

Además, está la hermosa Cueva de San Miguel, St. Michael´s Cave, una cueva con numerosas estalagmitas y todo un auditorio en su interior.

En fin, Gibraltar da para una visita de un día o aún más, y todo gracias a la Real Corona Inglesa que nos permite tener aquí al ladito un lugar donde aprender perfecto inglés.

Imágenes cortesía de John Finn y Cakper.