Villa Carlotta en Italia, la belleza de un lugar en el cielo

· 11 noviembre, 2015

Hoy vamos a recorrer uno de esos lugares que lo tienen todo, y entre los que destaca su arquitectura, jardinería y en especial todos los elementos y obras de arte que lo componen y decoran, hablamos de Villa Carlotta.

Villa Carlotta además está situada en un entorno natural excepcional, de una belleza sin límites, a las orillas del Lago Como, que le dotan de unas vistas excepcionales, y la convierten en su conjunto en un enclave idílico. Por ello te invitamos a recorrer Villa Carlotta, la belleza de “un lugar en el cielo”.

Conoce Villa Carlotta

Autor: Gerry Labrijn
Autor: Gerry Labrijn

Villa Carlotta, la belleza de un lugar en el cielo, se encuentra en un paraje natural entre el lago y las montañas, en la localidad Tremezzo, provincia de Como en Italia.

La villa está formada por un edificio y un conjunto de jardines. Fueron construidos a finales del siglo XVII por el marqués Giorgio Clerici. El espectacular jardín fue creado al estilo italiano y contaba con una gran variedad de plantas, además estaba decorado con esculturas, escaleras y fuentes.

En el siglo XIX Villa Carlotta fue propiedad de Gian Battista Sommariva, quien la enriqueció con una importante colección de obras de arte de maestros de la época, entre las que destaca obras de Canova, Thorvaldsen y Hayez , y Terpsychore con su magistral “El último beso de Romeo y Julieta”.

Autor: Paula Funnell
Autor: Paula Funnell

Sus herederos vendieron la finca a la princesa Mariana de Prusia y ésta la obsequió como regalo de bodas a su hija Carlotta, duquesa de Sajonia-Meiningen, y por la cual recibe su nombre actual. En el año 1927 el Estado Italiano se hizo con la propiedad de la villa, alegando que se trataba de Interés Nacional.

Los Jardines de Villa Carlotta

Autor: Nico Franano
Autor: Nico Franano

Los jardines de Villa Carlotta tienen hoy en día una gran importancia ambiental, botánica, y por supuesto artística. Se desarrollan aproximadamente sobre 8 hectáreas de terreno. De todas sus variedades son especialmente conocidos por sus rododendros y azaleas, de los que cuenta con más de 150 especies diferentes.

A continuación te indicamos los lugares más destacados que componen este jardín, que son realmente “un lugar en el cielo”:

  • Las terrazas y el jardín a la italiana. Son cinco terrazas que se encuentran frete a la villa, están compuestas por fuentes y una gran variedad floral. El jardín a la italiana destaca por 12 estatuas de dioses y figuras mitológicas, realizadas en mármol de Carrara.
Autor: Gerry Labrijn
Autor: Gerry Labrijn
  • En el jardín de azaleas se puede disfrutar en los meses de abril y mayo, cuando en plena floración transforman el lugar en un conjunto de muchos colores y fragancias.
  • Maderas del rododendro. Está formado por un gran número de árboles de Rhododendron arboreum, algunos de ellos con más de 100 años, evocan un paisaje solo comparable a las montañas del Himalaya.
  • El jardín de Bambúes está inspirado en un jardín japonés. Cuenta con más de 25 especies de bambúes, distribuidos por unos 3000 metros cuadrados. Además de otros elementos como cascadas, puentes, rocas, etc.
Autor: Andy Norris
Autor: Andy Norris
  • El valle de helechos está formado por sorprendentes helechos, muchos procedentes de Australia. Cuenta también con tilos, plátanos y otras especies exóticas.
  • El jardín de la Roca está formado por un decorado de roca y cactus principalmente, además de unas 15 especies diferentes.
  • El Antiguo Jardín conserva la estructura original del jardín de la villa. Está formado por la fuente de los Enanos, estatuas, escaleras y cascadas.

Imágenes cortesía de Business Slayer, Gerry Labrijn, Paula Funnell, Nico Franano, Gerry Labrijn y Andy Norris.