Transilvania: más allá del Conde Drácula

· 26 diciembre, 2013

Transilvania es una región que se encuentra en el centro de lo que hoy es Rumania. Sin embargo, hasta hace algunos años pertenecía a Hungría. Haciendo honor a su nombre, que en español se puede traducir como “El país de los bosques” o “El país entre los bosques”, Transilvania se caracteriza por sus bellezas naturales gracias a que se encuentra rodeada por los Cárpatos.

Estos últimos conforman la segunda cordillera más larga de Europa, además de que es el hogar de varias especies animales como linces, lobos, osos pardos o gamuzas, de cientos de especies vegetales y de aguas termales. Según las estadísticas, Rumania es el país de Europa que cuenta con un tercio del total de este tipo de aguas y el segundo a nivel continental con más bosques vírgenes, tan solo después de Rusia.

No obstante, el atractivo turístico más importante de Transilvania es sin duda el Castillo de Bran, el cual se convirtió en el hogar del célebre personaje de ficción Drácula. A su vez, el personaje creado por el escritor irlandés Bram Stoker está inspirado en el famoso emperador Vlad Draculea, el cual se hizo famoso por su crueldad y el castigo que infringía a sus rivales. No obstante, los especialistas afirman que Draculea nunca vivió en ese castillo. Por lo tanto, su importancia es sobre todo simbólica. A pesar de ello el Castillo de Bran es un importante monumento histórico rumano y un fiel ejemplo de la arquitectura del siglo XIII, época en el que fue construido.

transilvania_

Pero Transilvania no solo es famosa por ser el hogar de Drácula. Aquí también existen otros atractivos turísticos como estaciones para el deporte invernal, curiosas iglesias rústicas de origen medieval, hermosas rutas de montaña, pueblos medievales únicos, hoteles de gran calidad, museos de arte y, por si fuera poco, el Parque Nacional Retezat. Ten en cuenta que, pese a la creencia popular, Rumania no es uno de los países más baratos de Europa, sino todo lo contrario. Además, lo más recomendable es trasladarse en tren ya que las carreteras no son muy buenas.

Entre los lugares más pintorescos de Transilvania podemos mencionar la estación invernal de Brasov, que se encuentra muy cerca del monte Postavaru. En ese lugar se puede disfrutar de la extraordinaria arquitectura de estilo sajón antiguo. Otro lugar increíble es Gheorgheni-Harghita. Este es un pueblo de ensueño ubicado entre las montañas, donde se habla húngaro. Desde ahí es posible visitar otros lugares como el Lacul Rosu o Lago Rojo. En ambos sitios hay varios hoteles y restaurantes de gran calidad y distintos precios.

En Transilvania tampoco te puedes perder Sibiu, una ciudad construida por sajones que tiene una belleza incomparable. Sarmizegetusa es una zona arqueológica ubicada en un imponente despeñadero de 1,200 metros de altitud, que fue un importante centro político, militar y religioso de los dacios. Su belleza e importancia es tal que fue declarada por la Organización de la Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Imágenes cortesía de Horia Varlan y Andrea Floris.