Punta Allen, joya escondida de la Riviera Maya

· 1 septiembre, 2013

En el estado mexicano de Quintana Roo, dentro de la popularmente conocida como Riviera Maya, se encuentra Punta Allen.

En realidad, este sitio comprende una saliente de tierra o delgada península que a su vez forma parte de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka´an.

La única población de Punta Allen es el pequeño pueblo de Javier Rojo Gómez, cuyos habitantes se dedican principalmente a la pesca de langosta y ocasionalmente al turismo, que se localiza a 180 y 50 kilómetros respectivamente de Cancún y Tulum.

Debido a que se encuentra dentro de una reserva natural protegida, en Punta Allen la infraestructura y servicios turísticos son muy básicos y sencillos. Es por ello que este sitio es ideal para aquellas personas que gustan de la naturaleza, los paisajes naturales, la conservación y las especies animales y vegetales.

Por tanto, es una opción perfecta para el llamado turismo ecológico, ya que el visitante puede apreciar grupos de cocodrilos, manatíes y garzas o disfrutar de la exuberante flora. Como lo decíamos, en este lugar no es posible encontrar grandes o lujosos hoteles. Sin embargo, se puede descansar en una apacible y rústica cabaña que se rentan en el lugar o acampar a orillas de la playa.

Al respecto, existen varias opciones para hospedarse, muchas de ellas de cabañas ecológicas de madera. Cabe aclarar que en Punta Allen no hay energía eléctrica, por lo que en las noches todo queda a oscuras. Principalmente, la energía es obtenida gracias a celdas solares.

Actividades que podemos realizar en Puna Allen

Amanecer en Punta Allen Entre las actividades más atractivas que el visitante puede realizar se encuentran la pesca, actividades y deportes acuáticos, los paseos en lancha, el buceo, el senderismo o el avistamiento de especies marinas, animales terrestres o flora de la región.

Por sus características, el lugar también es genial para simplemente descansar y disfrutar de una lunada o paseo nocturno que, sin duda, son una inolvidable experiencia.

También es posible visitar un pequeño faro que se encuentra ahí. Por lo tanto, Punta Allen es un lugar excepcional e incluso romántico que seguramente cautivará los sentidos del visitante. Es importante aclarar que Punta Allen es un sitio natural protegido que merece ser respetado y conservado por todos los visitantes. De esta manera, no es recomendable para personas que buscan las comodidades e infraestructura del turismo convencional, sino para aquellas que gusten de la naturaleza, de los animales y el descanso.

Es un sitio especial y por lo tanto muy recomendable para tener lagos momentos de relajación y convivencia con la naturaleza. Para llegar a Punta Allen la única opción existente hasta el momento es por carretera. Es fácil llegar al lugar por este medio, ya que se encuentra cerca de poblaciones importantes. Sin duda, visitar este sitio será una experiencia inigualable e incomparable que nos dejará con un grato sabor de boca. Seguramente a más de uno le gustará volver para disfrutar nuevamente de las bellezas naturales que ahí se pueden encontrar.

Imágenes cortesía de Mihai y Doctora W.