Oxford, más que una ciudad universitaria

· 1 noviembre, 2013

Oxford es una ciudad británica ubicada en el condado de Oxfordshire, en Inglaterra, y es el hogar de la Universidad de Oxford, la universidad más antigua del mundo anglófono. De acuerdo al censo de 2007, su población es de aproximadamente 153.000 habitantes. Conocida como “la ciudad de las agujas de ensueño”, Oxford es más que una ciudad universitaria, se trata de una ciudad medieval y a la vez industrial, asociada principalmente con la industria automotriz.

¿Por qué ir?

Reconocido en todo el mundo como un centro de aprendizaje, Oxford combina el encanto medieval con el bullicio de una ciudad moderna. La ciudad puede haber dado su nombre a todo, desde un diccionario de prestigio a una amarga mermelada, pero es la universidad la que la mayoría de la gente asocia con esta ciudad. En los últimos ocho siglos eminentes científicos, filósofos, escritores, arzobispos, exploradores y  políticos han salido de sus torres de marfil.

Oxford es una ciudad internacional en una escala íntima. En un minuto uno puede estar empujando por las atestadas calles comerciales, realizar el próximo salto en un callejón empedrado sereno, sus paredes de piedra antigua mezcladas con glicinas, o pasar a través de una de las casetas universitarias en un mundo cerrado y enigmático.

Se puede caminar por el corazón medieval de Oxford en menos de 20 minutos, aunque en el camino no te sorprendas de encontrar un rostro famoso, o escuchar fragmentos de conversaciones que van desde la filosofía, política y a la física. Sin embargo, a pesar de su elevado aire intelectual hay una dinámica moderna de la ciudad, que rebosa de pequeñas empresas, cafés interesantes, tiendas extravagantes y, hoy en día, algunos de los mejores hoteles y restaurantes de Inglaterra.

¿Cuándo ir?

Oxford 2

No hay un mejor momento para visitar Oxford, ya que cada estación tiene sus encantos. A principios de la primavera los árboles del norte de Oxford florecen, aunque en mayo es cuando Oxford quizá tenga la estampa más bella. Los árboles están completando las hojas, los estudiantes están en el estado de ánimo de celebración y las famosas regatas se llevan a cabo a lo largo del río.

En verano, la multitud de estudiantes desaparece, dejando a la ciudad para los residentes y turistas y es posible celebrar un picnic en los ríos Thames (o Isis, como se le conoce ahí) y Cherwell. Hay un aire de romance vago acerca de la ciudad, aunque también es el momento en que una multitud de estudiantes extranjeros bulliciosos obstruyen las calles comerciales. Otoño, cuando los estudiantes de la universidad retornan y los árboles se tiñen de bronce es tristemente bello y, en Navidad, es cuando las calles están extrañamente tranquilas y los edificios medievales helados en la nieve, por lo que puede ser mágico.

¿Qué ver?

Para muchos visitantes, Oxford significa únicamente la universidad. Los colegios de oro y de piedra, agrupados en torno a calles medievales, son irresistibles y la mayoría de los viajeros querrán mirar dentro de al menos uno. El encanto de la universidad de Oxford es impresionante, sin embargo no sólo es eso.

Oxford posee muchos museos y la mayoría están abiertos a los visitantes en diferentes horas. El Museo Ashmolean recientemente reformado de Arte y Arqueología, es el museo público más antiguo de Gran Bretaña, el Museo de la Universidad que alberga el Museo Pitt Rivers también es importante, con su colección de hallazgos extraordinarios de todo el mundo.

Algunas de las mejores atracciones de Oxford también son sus espacios abiertos: parques, jardines y ríos, que son tan dignos de visitar como sus edificios y museos.

Imágenes cortesía de Tejvan Pettingver.