Los sobrenombres de las ciudades

· 25 abril, 2014

Técnicamente reciben el nombre de “antonomasias”, pero popularmente los conocemos como “sobrenombres”. Se trata de esos motes o apodos con los que son bautizadas las diferentes ciudades del mundo. A veces se les llama así por alguna característica especial; otras veces esos sobrenombres son una manera de exaltar su belleza o su importancia dentro del panorama mundial.

Aquí te contamos cuáles son los principales sobrenombres, que han hecho carrera en el planeta.

Nueva York: La ciudad de los rascacielos – La ciudad que nunca duerme – La gran manzana

París: La ciudad del amor – La ciudad luz

Dubái: La ciudad del futuro

Roma: La ciudad eterna

Barcelona: La ciudad condal

Madrid: Villa y corte

Milán: La capital de la moda

Pekín: La ciudad prohibida

Budapest: La perla del Danubio

Múnich: La ciudad de la cerveza

Shanghái: La perla de oriente – La puta de oriente

Turín: La ciudad del chocolate

Praga: La ciudad dorada

Londres: La milla cuadrada

San Petersburgo: La ciudad de las noches blancas

Ámsterdam: La Venecia del norte

Lisboa: La ciudad blanca

Atenas: La cuna de la civilización

El Cairo: La perla del Nilo

Jerusalén: La ciudad santa

Bulgaria: La ciudad de las siete colinas

Oslo: La ciudad de los tigres

Venecia: La serenísima

Hollywood: La meca del cine

Los Ángeles: La gran naranja

Roma: "La ciudad eterna".
Roma: “La ciudad eterna”.

Aunque los sobrenombres de las ciudades latinoamericanas no son tan conocidos, también tienen tradición:

Buenos Aires: La perla de La Plata – La capital del tango

México D.F.: La ciudad de los palacios – La ciudad de la esperanza

Bogotá: La Atenas suramericana

Cartagena de Indias: La heroica

Quito: Carita de Dios o Luz de América

Río de Janeiro: La ciudad maravillosa

Lima: La ciudad de los reyes

Cusco: La ciudad imperial

La Paz: La hoyada

Asunción: La madre de ciudades

Caracas: La cuna de Bolívar

Montevideo: La Suiza americana

Hay varias ciudades que comparten el sobrenombre:

La Ciudad Blanca: Popayán (Colombia), Arequipa (Perú) y Mérida (México)

La Ciudad de la Eterna Primavera: Arica (Chile), Medellín (Colombia), Trujillo (Perú), Cuernavaca (México)

La París de América del Sur: Buenos Aires (Argentina) y Manaus (Brasil)

La Perla del Pacífico: Guayaquil (Ecuador), Callao (Perú) y Mazatlán (México)

La Sucursal del Cielo: Cali (Colombia) y Caracas (Venezuela)

El Ombligo del Mundo: Isla de Pascua (Chile), Cusco (Perú)

La ciudad de las flores: Holambra, Ivoti y Joinville (Brasil); Heredia (Costa Rica), Fortín de las flores (México), Fusagasugá (Colombia)

La ciudad de los parques: Holguín (Cuba), Bucaramanga (Colombia)

La ciudad del Sol: Miami (USA), Natal (Brasil)

La ciudad imperial: Toledo (España), Cusco (Perú)

La ciudad jardín: Blumenau (Brasil), Viña del Mar (Chile), Fusagasugá (Colombia)

La ciudad rosa: Everán (Armenia), Tolosa (Francia), Jaipur (India)

La ciudad verde: Cuiabá (Brasil), Río Branco (Brasil), Teresina (Brasil)

La perla del sur: Valdivia (Chile), Cienfuegos (Cuba), Ponce (Puerto Rico)

Algunos sobrenombres de las ciudades tienen también su toque curioso (aunque a veces hayan caído en desuso):

La ciudad del pecado: Las Vegas (USA)

La trasnochadora, querendona y morena: Pereira (Colombia)

La ciudad de la Bella Durmiente: Tingo María (Perú)

La tierra de la gente buena: Aguascalientes (México)

La París de los pobres: Barcelona

La ciudad de las tinajas: Bayamo (Cuba)

La capital mundial de la pereza: Itagüí (Colombia)

Y tú, cuéntanos: ¿cuál es el apodo de tu cuidad?

Imágenes cortesía de Getfunky Paris y Andreas Tille.