Los monasterios de Meteora, un lugar único en Grecia

· 28 octubre, 2013

Meteora es un área en Tesalia (Grecia Central), y Kalambaka es la ciudad que se encuentra bajo las torres de roca de Meteora. Lo que hace tan especial a este lugar son los monasterios de Meteora que se encuentran en la parte superior de las torres de roca. Estos monasterios, los diferentes picos para escalar y senderos para caminar atrae a Meteora cada año a muchos turistas a esta parte de Grecia.

La formación de las rocas de Meteora

Los historiadores y los geólogos comenzaron a interesarse por la creación de estas rocas Meteora hace aproximadamente 1000 años, expresando varias teorías.

La teoría que prevalece sobre la creación de Meteora, es de Philipson, un geólogo alemán que llegó a Grecia en el siglo XIX. Según su teoría, un gran río tenía su desembocadura en esta zona que durante millones de años estuvo cubierta por una parte estrecha y profunda del mar.

El lugar importaba aguas del río, piedras y generalmente varios materiales que fueron trasladados por sus aguas a las partes norteñas de la Europa central. A partir de la acumulación de estos materiales se formaron conos delta.

En las cavidades, fisuras y los picos de las rocas de Meteora, la gente de ese lugar encontraron protección contra las incursiones de varios conquistadores y de los que pasan de la zona.

Los monasterios de Meteora

Meteora

Varios ermitaños y anacoretas audaces encontraron refugio en estas rocas, en busca de la calma mental y tranquilidad mientras buscaban alcanzar la perfección cristiana. Hoy en día, la tradición de la ortodoxia se continúa sin interrupción durante más de 600 años por el Santo Monasterio del Gran Meteoro, el Monasterio de Varlaam, el Monasterio de San Esteban, el Monasterio de la Santísima Trinidad, el Monasterio Anapafsas Saint Nicolas y el Monasterio Roussano. Todos estos monasterios se encuentran en la parte superior de las rocas de Meteora.

Estos monasterios se construyeron directamente sobre la superficie de la roca sin ningún cimiento como tal. La vida religiosa, a partir de la forma de viviendas de ermitaños, se remonta a alrededor de 1000 d. C. La primera comunidad monástica surgió en el siglo XIV y fue el más exitoso durante los siglos XV y XVI. En el siglo XVII, la población monástica se había reducido a un tercio de su tamaño original.

El sitio fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial y muchos tesoros artísticos fueron robados. Los detalles de la historia de los monasterios individuales están disponibles en la nominación de Patrimonio Mundial. Los monasterios de Meteora representan un ejemplo único de la vida monástica desde el siglo XIV.

En cuanto al valor de conservación de estos monasterios, hay que destacar que los monjes se asentaron en esta región inaccesible de picos de piedra arenisca en el siglo XI y los frescos del siglo XVI que se encuentran en este grupo de 24 monasterios son una etapa fundamental en el desarrollo de la pintura post-bizantina.

Imágenes cortesía de Gabriel.