Los Guerreros de Terracota, un ejército de piedra enterrado en Xian

· 2 octubre, 2013

Los Guerreros o soldados de Terracota es un conjunto arqueológico de más de 7000 figuras de unos guerreros a tamaño natural hechos de arcilla, que representa el ejército del primer emperador de China, Qin Shi Huang.  En la actualidad supone uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX y desde 1984 es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Mausoleo de Los Guerreros de Terracota

Estas figuras de los guerreros se encuentran dentro del Mausoleo de Qin Shin Huang, cerca de Xian en la provincia de Saanxi en la República Popular China.

Estos guerreros fueron descubiertos en marzo de 1974 mientras un grupo de agricultores escavaban un pozo, cerca de la base de la pirámide de Xian.

Estos guerreros se encuentran en posición de batalla y fueron enterrados junto al emperador para que pudiera disponer de su ejército.

El complejo arqueológico está dividido en tres fosas:

– La Fosa 1,  la más grande e importante, tiene una superficie de 210 metros de largo y 60 metros de ancho. En ella hay 6000 soldados y caballos todos hechos de terracota (barro cocido).

Los Guerreros de Terracota son de tamaño natural con una estatura media de 1.80 metros y están ataviados con sus armaduras. Originariamente estas figuras eran de colores, pero con el paso del tiempo han perdido ese color. Además, cada guerrero tiene una expresión diferente pudiéndose apreciar la etnia o la edad de cada uno.

– La Fosa 2, se la conoce como la fosa de los generales y cuenta con 69 guerreros y cuatro bellísimos caballos. Cuando se abrió esta fosa aún les quedaba algo de color a los guerreros, pero después desapareció.

– La Fosa 3, ha sido la última en abrirse, en ella hay unos 1000 guerreros donde la mayoría están todavía sin restaurar.

La ciudad de Xian

Xian es una de las ciudades de China que cuenta con más reliquias históricas. No sólo es conocida por Los Guerreros de Terracota, sino que también fue la capital de trece dinastías y el punto de partida en la Ruta de la Seda.

Es una ciudad cosmopolita y a la vez tradicional, ya que también refleja la vida cotidiana campesina y comerciante de China. Además, el viajero puede disfrutar de bellos lugares y visitar sus distintos museos, pagodas o jardines.

Xian tiene una muralla de defensa que rodea la ciudad y que se encuentra en muy buen estado de conservación. En ella hay una puerta por cada punto cardinal y la entrada a la ciudad se realiza por la puerta sur de la muralla.

La Gran Pagoda del Ganso Salvaje es un edificio antiguo muy bien conservado que se encuentra al sur de la ciudad del Xian. Frente a ella hay una gran plaza y es un lugar sagrado para los budistas.

El Museo Banpo es otro de los lugares de Xian que debe ser visitado. Este museo está situado en el yacimiento prehistórico que fue construido en Banpo. Este pueblo pertenece al neolítico de la Cultura de Yangshao.

Imágenes cortesía de Isaac Torrontera, Paille, Escandio y Svabodda.