Las visitas obligadas en Quito

El encanto de Quito es difícil de definir. En parte se debe a que está circundada por cuatro misteriosos volcanes: Pichincha, Antisana, Copocaxi y Cayambe. En parte es porque ofrece un bello contraste entre el pasado colonial que se conserva intacto en muchas de sus calles y la pujanza de una ciudad moderna. También tiene que ver el espíritu amable y hospitalario de sus gentes. Quizás es la mezcla de todos esos atributos lo que la hace un destino tan especial.

Lo que sí es cierto es que hay algunos lugares de visita obligada si vas a esa ciudad.

La Loma de El Panecillo

Es una de las visitas más interesantes que se puede hacer en Quito. Se trata de un cerro de 3 mil metros, ubicado en el corazón de la ciudad. Eso lo convierte en un mirador natural. Allí está emplazada una estatua gigante de La Virgen de Quito, construida totalmente en aluminio. En la época preincaica había allí un templo dedicado al dios Sol, que fue destruido posteriormente.

Mitad del mundo

Este monumento se halla ubicado en la Latitud cero grados, cero minutos, cero segundos. Literalmente estarás pisando la mitad del mundo si lo visitas. Un paso adelante y estarás en el hemisferio norte. Un paso atrás y pisarás el hemisferio sur. Allí funciona también el Museo Etnográfico y un planetario. Está ubicado al norte del centro de la ciudad.

Iglesias y conventos

En Quito hay un importante número de construcciones religiosas que conservan lo más hermoso de la arquitectura y el arte coloniales. Las más importantes son La Compañía, La Catedral, La Basílica del Voto Nacional  y San Francisco. Lo más interesante es que en varias de ellas se exhibe un arte que da cuenta del sincretismo cultural entre las tendencias europeas y los aportes indígenas. La experiencia de recorrerlas es verdaderamente sobrecogedora.

Teleférico de Quito

Alcanza una altura de más de 4 mil metros, lo que lo convierte en el teleférico más alto de Sudamérica. Llega hasta la cúspide de Cruz Loma, aledaña al Volcán Pichincha. Los lugareños lo llaman “Telefériqo” y en su base tiene un parque de diversiones para niños, con entrada gratuita. Al final del trayecto se obtiene una hermosa vista panorámica de Quito. Si el tiempo es benéfico, también se pueden observar varias de las imponentes montañas de Los Andes.

Parque El Ejido

El monumento de la Llama Eterna.
El monumento de la Llama Eterna.

Este parque divide la ciudad antigua de la moderna en Quito. Tiene una espléndida variedad de plantas, que alcanza un número de más de 1.400 especies. Allí se halla ubicado el monumento conocido como “La llama eterna”, que conmemora al General Eloy Alfaro, uno de los héroes nacionales. Durante los fines de semana puedes encontrar una amplia oferta de objetos artesanales a muy buen precio. También en el lugar se practican deportes al aire libre y un juego autóctono conocido como “Los cocos”.

Plaza Foch

Es conocida en todas partes como “La zona”. Así no más. Eso se debe a que es el lugar de Quito que concentra la vida nocturna. Para bailar, tomar una copa o disfrutar de buena música, este es el lugar. Allí están ubicados los cafés, pistas de baile, karaokes, bares y restaurantes más conocidos de la ciudad. También se le conoce como la Zona Rosa de Quito. Está ubicada en el barrio Mariscal de Sucre, una zona residencial de clase alta con gran tradición en Quito.

Imágenes cortesía de Marcio Ramalho, Jeremy Seto y 7 maravillas de Quito.

Categorías: DestinosIdeas para viajar Etiquetas:
Te puede gustar