Las mejores maletas para tu viaje

· 23 abril, 2014

Elegir la mejor maleta para tu viaje no es tan sencillo. No se trata solamente de decidir si debes llevar una grande o una pequeña. La selección pasa por muchas variables más. Tienes que tomar en cuenta, por ejemplo, la forma de transportarla, el material del cual está elaborada y si tiene o no compartimentos diferenciados.

Aquí te damos algunas claves para hagas la mejor elección.

¿Ruedas o no ruedas? Pistas sobre las mejores maletas.

Las ruedas en las maletas son una gran ayuda para lidiar con el peso. Pero cuidado. No todas las ruedas son iguales. Algunas están hechas de plástico y otras de goma. Algunas vienen empotradas y otras apenas están fijadas al exterior con un par de tornillos. Las mejores son las que tienen ruedas de goma y vienen empotradas. Las otras se deterioran con mucha facilidad. No imaginas lo incómodo que puede ser quedarte sin ruedas a la mitad de tu viaje. Ni siquiera podrás arrastrar la maleta, porque arruina los pisos; en ese caso deberás cargarla y esto llega a ser más que molesto.

El tamaño

Los aviones aceptan maletas de mayor tamaño que los trenes o los autobuses. El problema es que cobran por peso, así que no siempre una maleta grande es la mejor opción para un vuelo. Debes cerciorarte de cuál es el peso real de la maleta mientras está vacía, así podrás controlar mejor lo que pones adentro.

Las maletas blandas

Las maletas blandas son ideales si no tienes algo que se pueda romper o deteriorar dentro de ellas. La flexibilidad hace que se adapten mejor a todo tipo de espacio y por eso van muy bien tanto en coche, como en tren o en avión. De hecho, puedes poner los objetos delicados en un contenedor fuerte para guardarla en el interior del equipaje y así protegerás el contenido. Las maletas blandas son generalmente son menos pesadas y por eso mismo, más prácticas.

Las maletas blandas suelen ser más funcionales.
Las maletas blandas suelen ser más funcionales.

Las maletas duras

Son las adecuadas si tienes que proteger algún objeto dentro de tu equipaje. El problema es que durante un viaje en avión normalmente deben soportar el peso de muchos kilos encima. Por eso es habitual que lleguen rayadas, e inclusive rotas. Contrario a lo que pueda parecer a primera vista, las maletas duras son menos resistentes a los golpes fuertes. Si no son absolutamente necesarias, mejor que optes por una maleta semidura o blanda para viajar en avión. En cambio, las duras sí pueden ser muy adecuadas para viajar en tren.

Los cierres

Las maletas de cremallera no son muy resistentes si, por ejemplo, haces muchas compras y las traes repletas de vuelta. Es frecuente que la cremallera se reviente, por lo que resulta aconsejable que tenga doble cremallera u otro tipo de cierre. Es importante también que tu equipaje tenga una cerradura de seguridad. Si no la trae, utiliza un candado para asegurarla. Y no olvides elegir una que tenga una buena agarradera.

Lo barato sale caro

Si viajas con frecuencia o vas a emprender un trayecto largo, olvídate de los productos chinos o de esos que consigues a mitad de precio en el mercado. Es más que seguro que terminarás arrepintiéndote del supuesto ahorro. Si buscas con cuidado puedes encontrar una maleta de gama media, con las especificaciones adecuadas.

Imágenes cortesía de Tamorlan y Audiotecna.