Cómo facilitar el control aeroportuario

· 28 febrero, 2014

Los tiempos han cambiado y ya no estamos en aquellas épocas cuando pasar por el control de los aeropuertos era relativamente sencillo. Actualmente se han implementado muchas nuevas medidas para garantizar la seguridad de las terminales aéreas.

Es mejor que los controles no te tomen por sorpresa. Si no vas preparado puedes pasar un mal rato o convertirte en “el que detiene la fila” durante el paso hacia el avión. Tomando algunas precauciones sencillas podrás pasar sin problemas y ágilmente.

Prepárate desde casa

Es importante que te prepares desde la casa para hacer más sencillos y rápidos los pasos de control en el aeropuerto. Infórmate sobre las normas establecidas en el terminal aéreo desde donde vayas a viajar. Son muy similares en todos los lugares del mundo.

Particularmente debes tener muy claras las reglas sobre el transporte de envases. En general, no se acepta el transporte de ningún tipo de elementos en recipientes de vidrio. También es usual que los líquidos y geles sean transportados en frascos de máximo 4 onzas y empacados conjuntamente en una bolsa de plástico transparente.

Artículos a la mano

Tanto la bolsa con los envases que contienen líquidos y geles como la computadora portátil deben empacarse de tal modo que resulte fácil sacarlos de la maleta antes de pasar por la inspección con Rayos X. Que los tengas al alcance de la mano te permitirá ahorrar mucho tiempo.

Lo mismo ocurre con todos aquellos objetos que puedan dañarse durante ese tipo de inspección. En general, los elementos electrónicos deben estar empacados de manera que no resulte un problema sacarlos o volverlos a empacar. Los objetos metálicos deben estar a la vista, especialmente si no son fácilmente identificables.

Prepararte con tiempo para la inspección te ahorra molestias.
Prepararte con tiempo para la inspección te ahorra molestias.

Objetos empacados

Los funcionarios de la mayoría de los aeropuertos se reservan el derecho de revisar cualquier elemento que pueda resultarles sospechoso durante los pasos de control. Por eso es mejor que no lleves nada empacado, sino que todo esté al descubierto. Utiliza bolsas o empaques que dejen ver el contenido. Si llevas obsequios, preferible que los envuelvas cuando llegues a tu destino; si los portas cubiertos por papel de regalo en tu maleta, es probable que te exijan abrirlos y todo tu esfuerzo no habrá valido la pena.

El atuendo

Ya debes tener claro que en los aeropuertos hay requisas personales que pueden ser exhaustivas. Lo más probable es que te pidan quitarte el abrigo y los zapatos. Por eso debes llevar una chaqueta o sobretodo fácil de desabrochar. Lo mismo ocurre con el calzado. Se recomienda que ojalá no tenga cordones, sino cierre de cremallera o adhesivo.

Mete en el bolsillo de la chaqueta el celular, las llaves, el reloj y todos los objetos metálicos de uso personal. Así será fácil recuperarlos cuando pases el control. Si llevas cinturón, despójate de él y anúdalo a la maleta para que no se te pierda durante la requisa.

Prepárate y tómate tu tiempo

Las requisas de seguridad toman al menos 20 minutos. Debes tener en cuenta ese dato para que no estés invadido de estrés por miedo a perder el avión. Es mejor que llegues al aeropuerto con suficiente anticipación y que te prepares antes de la inspección. Lleva a mano tu pasaporte y tu boleto de avión y repasa mentalmente dónde tienes los objetos por los que eventualmente te pueden cuestionar. Si mantienes la calma, todo fluirá con rapidez.

Imágenes cortesía de alobos life y Casa Presidencial