Lago de Garda, Italia: paisajes fascinantes

· 13 julio, 2013

El lago de Garda es uno de los elementos del relieve más bellos del norte de Italia, al pie de las imponentes montañas de los Alpes y en cuyas orillas se han establecidos pueblos idílicos. En seguida, te presentamos los principales atractivos que se pueden realizar en este destino de ensueño, un destino turístico de primera categoría, que es comparado con el lago de Como.

El lago de Garda está ubicado entre tres regiones italianas: Lombardía, Véneto y Trentino-Alto Adigio, y comprende una superficie de 2,350 km², lo que lo hace el lago más grande de toda Italia. Se trata de un lago de origen glacial con la hermosa vista de los Alpes al lado, a cuyos alrededores crecen árboles de olivo, favorecidos por un clima relativamente cálido si se compara con áreas cercanas.

Pueblos a orillas del lago

Desenzano del Garda. Se trata de uno de los pueblos más grandes a orillas del Garda, perteneciente a la provincia de Brescia. Es un lugar con numerosos hoteles que logran acomodar a la gran cantidad de turistas que se desplazan hasta este mágico lugar, especialmente aquellos amantes de la vida nocturna, ya que Desenzano del Garda cuenta con populares discotecas y bares.

Peschiera del Garda. Este pueblo se ubica del lado de Véneto y uno de sus principales atractivos es la fortificación que ha quedado como testigo de la importancia militar que el sitio mantuvo durante siglos. Peschiera del Garda fue usada durante las campañas de Napoleón Bonaparte y durante la Independencia de Italia como un relevante sitio de avance militar.

Saló. Saló, en la provincia de Brescia, destaca por la hermosa catedral de la Anunciación de Santa María, un edificio gótico del siglo XV; así como por el palacio de la Magnífica Patria (Palazzo della Magnifica Patria) que funciona como uno de los principales museos históricos del lugar.

Toscolano-Maderno. Uno de los pueblos más hermosos a orillas del lago, Toscolano-Maderno se compone en realidad de dos pueblos que se unieron en 1928. Además del majestuoso paisaje de los Alpes, en este pueblo se puede admirar lo que queda de la antigua villa romana de Toscolano.

Limone sul Garda. Este pequeño pueblo se caracteriza por localizarse en una pequeña franja entre las montañas y el lago. Debido a la dificultad de accederlo por tierra, el pueblo ha mantenido el encanto de ser un lugar con pocos habitantes y que estuvo bastante aislado por mucho tiempo. Hasta 1932 se puedo llegar hasta Limone sul Garda por medio de una nueva carretera y fue entonces que la industria del turismo experimentó un gran salto en este pueblo.

Riva del Garda. Ubicado en la orilla norte del lago, Riva del Garda pertenece a la región de Trentino-Alto Adigio. Una de las atracciones más populares de este pueblo es el museo Cívico, una edifico medieval donde se realizan importantes actividades de la vida cultural del lugar.

garda2

Con tu visita a lago de Garda, podrás admirar todos estos pueblos, llevarte increíbles recuerdo de cada uno de ellos, de sus costumbres y gastronomía; y terminarás el viaje con memorias de las hermosas montañas que acompañan al visitante en cada momento del recorrido.

Imágenes cortesía de S. Longstone y High Contrast.