La República de Malta, un destino de ensueño

· 14 octubre, 2013

A menudo desestimado como poco más de un paquete turístico en el centro del Mediterráneo, sin embargo debes tener en presente que la República de Malta es un lugar de una sorprendente diversidad e historia.

La Valeta

La capital, La Valeta, es la ciudad clave de Malta. Es un lugar encantador, bendecido con una historia visible que le otorgó la condición de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. Su pintoresco puerto y muros conservados, son, sin duda, lugares que hay que visitar estando en Malta. Un paseo por estos lugares nos dan una imagen clara de cómo fue la robusta bastión de la ciudad cuando fue fundada en la mitad del siglo XVI.

Bastante compacta, es una ciudad fácil de explorar a pie. De hecho, el diseño del siglo XVI y las calles estrechas y empinadas, hacen que caminar sea la mejor opción. La Catedral de San Juan, construida por los Caballeros Hospitalarios (como gran parte de la ciudad) en la década de 1570, es la principal joya religiosa de la ciudad. Se trata de una estructura imponente que parece una fortaleza desde el exterior y posee un interior cargado de arte.

Por otra parte, el Museo Nacional de Arqueología rinde homenaje al antiguo pasado de la isla, mientras que los Jardines Upper Barrakka, en el punto más alto de la ciudad, ofrecen vistas sublimes del puerto.

Resorts

Justo al norte de La Valeta se encuentran San Julián y Sliema, las principales zonas turísticas de Malta, sede de las secciones más concurridas del paseo marítimo y donde se encuentra la mayor selección de restaurantes y bares, así como los principales tramos de alojamiento de gran turismo. Si vas a Malta para pasar una semana de descanso y sol, es muy probable que pases la mayor parte de su tiempo en este lugar.

A pesar de su popularidad, la sección oriental de Malta no es demasiado bendecida con playas de arena. Gran parte de la costa es rocosa en esa parte. Dos de las mejores playas de la isla principal – Ghajn Tuffieha y Golden Bay- se encuentran en el noroeste del país. Este último, fue utilizado para el rodaje de la superproducción de Hollywood en 2004, Troya. Por último, Gozo es una playa mucho menos concurrida y posiblemente la mejor de Malta.

Comida

La calidad de la comida que ofrecen es muy variable según la parte de Malta. Sliema y San Julián se especializan en un tipo de comida de pub, sencilla y barata, que se encuentra en primera línea de playa de las zonas turísticas de Europa, aunque hay algunas buenas excepciones a la hamburguesa y patatas fritas. La Bahía de San Julián, por ejemplo, cuenta con excelentes restaurantes con vistas al agua, sobre todo Barracuda, un edificio del puerto del siglo XVIII donde se sirven los mariscos de primera clase.

Como era de esperar, en Malta el marisco es muy rico, por lo que a menudo es muy aconsejable ir más allá de las zonas turísticas e investigar las estrechas calles de La Valeta. La auténtica cocina maltesa es un poco difícil de encontrar, como por ejemplo la Soppa ta’ L-Armla (sopa de la viuda), una especie de caldo de verduras espesa. Sin embargo, merece la pena investigar y descubrir lugares no tan turísticos.

Imágenes cortesía de Eje Gustafsson y Ronny Siegel.