La Quebrada de Humahuaca en Argentina, un paisaje multicolor

· 24 septiembre, 2013

En la provincia de Jujuy, la región más al noroeste de Argentina, se encuentra la Quebrada de Humahueca. Se extiende por kilómetros en dirección a Bolivia, siguiendo el Camino Inca, una de las mayores rutas culturales de América Latina.

La Quebrada de Humahuaca atraviesa el impresionante valle de Río Grande, desde su inicio en Los Andes hasta llegar al Río Leone, a 150 kilómetros al sur. Es un paisaje dominado por cerros impresionantes: pintados por distintos tonos de colores que van desde suaves acentos claros entre blanco y crema, pasando por los clásicos marrones y naranjas, hasta llegar a los tonos rojizos.

Con una historia que se remonta a 10.000 años en el pasado, en la Quebrada de Humahuaca se deja ver una zona que sin duda presenció la evolución humana, y donde cada época dejo bien marcada su huella.

Existe evidencia que señalan que la Quebrada de Humahuaca fue empleada como una ruta comercial primordial muchos siglos atrás. Existen indicios del paso de culturas prehistóricas, pueblos pertenecientes al Imperio Inca durante el siglo XV y XVI, e incluso de las más modernas luchas de independencia durante los siglos XIX y XX. Un legado que fue reconocido por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad debido a que presenta “un itinerario de culturas” y  “un sistema patrimonial de características excepcionales”.

El paisaje de la Quebrada de Humahuaca

Una combinación de maravillosas formaciones naturales, pueblos y ciudades que son vestigios vivientes de la época precolombina y colonial, y sobre todo mucha tradición, son los principales elementos que conforman el paisaje de la Quebrada, que se encuentra entre los 2.000 y los 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

Uno de los principales atractivos, es aquel aire de hospitalidad que se respira en todos los pueblos que se encuentran en la Quebrada de Humahuaca. Hay muchas opciones en donde hospedarse, además de restaurantes muy hogareños que sirven comida tradicional de la región.

En la Quebrada de Humahuaca aun habitan descendientes de los antiguos pobladores, quienes se hacen llamar Pueblos originarios”. Viven en armonía con la naturaleza, la “Pacha Mama” (Madre Tierra) y todos los seres vivos. Estos pobladores son un buen ejemplo de cómo se preserva la cultura ancestral, manteniendo la autenticidad de su propiedad. Reflejo del balance que existe entre las costumbres y tradiciones, y la introducción de técnicas y materiales modernos al momento de restaurar las construcciones.

Los paisajes favoritos para observar son: El cerro de los siete colores en Purmamarca, el Yacoraite, La Paleta del Pintor en Maimara, donde se muestran el maravilloso espectro de colores por la que es famosa Quebrada. También se puede visitar construcciones históricas como el Pucará de Tilcara, un antiguo fuerte Inca y La iglesia de Uquia que data de los tiempos coloniales.

Imágenes cortesía de Mato y Diagonal Uno.