La isla de Amorgós, dónde en algún momento el tiempo se detuvo

· 7 septiembre, 2013

Amorgós, otra idílica isla griega en el Mar Egeo. El intenso mar azul en contraste con la aridez del terreno y la escasa población hace pensar en descanso y relax. Aquietadas aguas, hermosas playas, acantilados rocosos y amplias bahías. Un lugar totalmente descontaminado, con la cálida brisa marina donde sólo se escucha el lejano graznido de las gaviotas. Amorgós es la isla de la paz y la tranquilidad.

Las islas Cycladas

Amorgós forma parte de las islas Cycladas, en Grecia. Forma un aparente círculo que va desde la tranquila Amorgós, contrastando con la animación de Mikonos, las hermosas playas de Milos y las verticales cornisas volcánicas de Santorini. Todo un variopinto archipiélago, con una veintena de islas visitables al navegar por este tranquilo y azulado mar.

La civilización cycládica se remonta a la Edad del Cobre y del Bronce, aproximadamente cubre el período que va del 3000 a.C. al 2000 a.C. Se les llama cícladas por ser similares a una circunvalación alrededor de Delos, la sagrada isla que vio nacer a Apolo. Es una cultura arqueológica anterior a la griega, que dejó en estas islas muestras de su arte en figurillas de mármol casi todas femeninas. En la isla se encontraron esculturas blancas cycládicas, lo cual nos da idea de su antigüedad.

La Isla de Amorgós

Amargós tiene 121 km² de extensión, de los cuales 112 kilómetros son de costa. Su población esta entorno a los 2000 habitantes. Al ser la más oriental de las islas Cícladas está muy próxima al Dodecaneso, un archipiélago vecino. Tiene dos puertos en la costa y su punto más alto está sobre el Krikelo a 821 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Aunque es una isla aparentemente árida, hasta el punto de ganarse el apodo de la “isla desnuda” en los escritos de Homero, la realidad es que tiene tierras muy fértiles para todo tipo de cultivos. Además, otras fuentes de subsistencia para sus habitantes son la pesca y el turismo. Amorgós, siendo un pequeño punto en el mar, cuenta con 360 capillas bizantinas, y el impresionante Monasterio Josoviótisa, del siglo XI, colgando en un acantilado a 300 metros de altura.

Cómo acceder a Amorgós

A la isla se puede acceder por vuelo regular desde Atenas o en barco. Amargós tiene dos pueblos pintorescos que son puertos costeros frente a Naxos: Katápola al oeste y Egiali al este, dónde hospedarse y hacer base para explorar el resto de la isla. No tiene hoteles de lujo ni grandes comodidades, pero como turismo rural es más que genial. La capital es Jora Amorgós, y está ubicada en un alto sobre Katápola.

Pasear por su capital con sus estrechas y empinadas callejuelas, contemplar sus molinos de viento en las colinas, el reflejo de sus blanquísimas casas cycládicas o divisar a lo lejos los torreones de un castillo veneciano del siglo XIII – siempre acompañados por el inmenso azul del cielo y mar -, nos lleva a tener la sensación de que en Amorgós, en algún momento el tiempo se detuvo.

Imágenes cortesía de Basl, Nictoumpelis, Visitg y Amphithoe.