Atenas, un viaje a la cuna de la civilización occidental

· 9 marzo, 2013

Como París, Nueva York o Río de Janeiro, Grecia es uno de los destinos turísticos más frecuentados en el mundo. Cuando nos referimos a la “Antigüedad clásica”, ese concepto está casi indisolublemente ligado a lo que hoy conocemos como Grecia y a la ciudad de Atenas.

Allí fue donde nació Sócrates, maestro de Platón, quien a su vez fue el mentor de Aristóteles, los cuales, junto a una larga serie de pensadores fueron quienes gestaron la idea de democracia y quienes sentaron las bases de la filosofía, la ciencia y el arte tal como hoy los conocemos.

Del mismo modo, todos hemos oído hablar o visto películas sobre La Ilíada y La Odisea, relatos atribuidos a Homero, que cuentan las aventuras derivadas de la Guerra de Troya y las historias de sus famosos personajes: Aquiles, Odiseo, Héctor, Agamenón y otros. Para quienes no son aficionados a la historia y a las artes les recomendamos leer sobre estos temas, para así poder apreciar todo lo que encontrarán en Atenas, aprovechando al máximo un viaje a la que es considerada la cuna de la civilización occidental.

Pocos lugares pueden ofrecer un atractivo turístico de tanto valor histórico y cultural  como Grecia, y la ciudad de Atenas en particular, que transporta al turista a los mismos orígenes de nuestra civilización, un mundo lejano y a la vez muy cercano.

Qué visitar en Atenas

No es casualidad que existan 17 sitios declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad situados en la Grecia continental así como en el conjunto de islas que conforman la Grecia insular. Entre ellos la famosa Acrópolis (un punto de visita obligado para el turista), lugar desde donde se puede observar el Partenón (un verdadero símbolo de Atenas), así como el Erecteión y los Propileos, el Teatro de Dionisos… y los sitios a mencionar se multiplican: el templo de Atenea Niké, el Museo del Teatro (dónde mejor que en la Grecia de Esquilo, Sófocles y Eurípides para ver una muestra representativa de los orígenes del teatro), el Areópago, la Academia de Platón… y la lista podría llegar hasta el complejo construido para los Juegos Olímpicos de 2004.

Dejando de lado los sitios históricos…

La noche de Atenas también ofrece una interesante propuesta para pasar un momento de diversión, con una variedad de pubs y discotecas ubicados sobre todo en los barrios de Psiri y Miaouli. Así como restaurantes y bares donde degustar las comidas típicas del país, como el sutzoukaki, los diferentes productos del mar, sus famosas aceitunas, y su no menos célebre vino, el ouzo.

Islas de Grecia

Una advertencia que puede resultarle útil al lector es que Atenas se encuentra en una zona que posee un clima de marcado tipo mediterráneo, con veranos muy calurosos y temperaturas que pueden alcanzar los 40 grados C°. Por lo que, es más recomendable visitar Grecia en otoño o en primavera, si es que se quiere apreciar todas las maravillas históricas que atesora Atenas con cierta comodidad. Claro que, si lo que se busca es relax en playas de arena muy blanca y aguas de un azul profundo como las que ofrecen las islas de la Grecia insular, cualquier estación del año es buena.

Imagen cortesía de Galería de ChrisSchc y Galería de Daquella manera