La capilla subterránea de Santa Agnès y la ermita homónima, dos lugares secretos de Ibiza

· 27 septiembre, 2016

Recorriendo la hermosa y turística isla de Ibiza encontramos lugares fascinantes y llenos de vitalidad y dinamismo. Muchos de ellos muy famosos y por ende también repletos de turistas que quieren disfrutar al máximo sus momentos de vacaciones o tiempo libre. Pero Ibiza también nos depara muchas sorpresas y podemos encontrar enclaves históricos o naturales menos conocidos, pero igualmente cargados de belleza y de un gran valor cultural y artístico.

La Capilla Subterránea de Santa Agnès y la ermita homónima son dos de estos enclaves, dos lugares secretos que te van a impresionar y mucho. Por ello, desde este espacio te invitamos a descubrirlos y que conozcas de primera mano su localización e historia, para que en tu viaje a esta fantástica isla de Ibiza puedas visitarlos y disfrutar de este valioso patrimonio.

Conoce la Capilla Suberránea de Santa Agnés

La Capilla Subterránea de Santa Agnès se encuentra aproximadamente a un kilómetro y medio del núcleo urbano de Sant Antoni. Esta localidad de Sant Antoni se halla en el oeste de la isla de Ibiza y a unos 15 kilómetros de su capital, la ciudad de Ibiza.

Para algunos historiadores y expertos la Capilla de Santa Agnès es la iglesia más antigua de la isla. Aunque hay que destacar que esta cueva ha sido lugar de culto y oración desde épocas muy remotas, pues se considera que ya en el siglo III Y IV era utilizada por los primeros cristianos del lugar.

Después en la época musulmana fue utilizada también como lugar religioso, como muestra el arco que se puede observar en el presbiterio del templo.

Sea como fuere, el lugar está rodeado de leyendas y misterios. Así cuenta la tradición que en una noche plagada de fuertes tormentas en el siglo XIV, un barco estaba a punto de naufragar, entonces sus marineros prometieron que entregarían la imagen de la santa que portaban en su nave al primer puerto que alcanzaran, si salvaban su vida.

Así fue, y los marineros salvaron su vida y el puerto al que llegaron fue Sant Antoni, por lo que depositaron en esta gruta la imagen de la virgen.

Otra leyenda explica que incluso el párroco trató reiteradamente de llevarse la imagen a la iglesia de Sant Antoni, pero todas las noches desaparecía y regresaba de nuevo a la cueva misteriosamente.

La gruta y su capilla cayeron en completo olvido en el siglo XIX. Pero más tarde fue redescubierta en el siglo XX por la Sociedad Arqueológica de la región. Gracias a esto fue restaurado el interior y su altar, colocando una nueva imagen de Santa Agnès en el año 1981.

La ermita de Santa Agnès

santa-agnes-2
Autor: Joselu Blanco

La ermita de Santa Agnès es un edificio construido a unos 100 metros de la Capilla Subterránea homónima. Fue erigida en el siglo XVII, aunque no llegó a terminarse de edificar, ni tampoco se convirtió en templo al no consagrarse.

En el siglo XIX el edificio fue adquirido por un particular para convertirse un siglo más tarde en uno de los restaurantes más famosos y típicos de Ibiza.

Conservando los elementos originales de su arquitectura, como sus paredes y arcos de mampostería, resultado con ello un lugar fascinante que combina de forma magistral la decoración más moderna con la más antigua propia del inmueble.

Imágenes cortesía de JanManu y Joselu Blanco.