La belleza de Cathedral Cove, en la costa de Coromandel, Nueva Zelanda

· 27 septiembre, 2013

La accidentada costa noreste de Coromandel es el hogar de algunas de las vistas más espectaculares y emblemáticas de Nueva Zelanda, como Cathedral Cove. Este lugar atrae a visitantes de todo el mundo. El acantilado de Shakespeare ha inspirado a los marineros durante cientos de años y los majestuosos acantilados de la bahía de Mercury han sido un telón de fondo impresionante de la película Las Crónicas de Narnia.

Pero estas vistas icónicas son sólo parte de la historia, ya que en la costa Coromandel también se esconde una gran cantidad de cuevas solitarias de mar, acantilados, respiraderos potentes y pequeñas calas tranquilas que solo son accesibles desde el agua.

Visitar esta zona ofrece unos paisajes preciosos y en la actualidad existe la oportunidad de disfrutar de la belleza de Cathedral Cove desde otra perspectiva a bordo de un crucero. En lugar de ver las magníficas vistas desde una distancia en la tierra, el crucero te lleva a observar rincones del paisaje que no se pueden observar desde la tierra.

Exploración de cuevas marinas aisladas

El capitán y el guía del crucero te lleva a poder observar vistas a gran escala, como Cathedral Cove y muchas de las pequeñas cuevas y calas sin nombre.

De cerca, se puede ver filtrar la luz a través de una abertura en la parte superior de una pequeña cueva y escuchar cómo corre el agua desde un orificio después de que una ola se estrella contra él. El barco que te transporta a este lugar fue originalmente utilizado por la Guardia Costera en Auckland, por lo que es una embarcación segura y cómoda.

Bucear con los peces o verlos desde la cubierta

Cathedral Cove Coromandel

Cuando el clima es cálido, se permite bucear en el mar. La costa incluye la bella reserva marina de Catedral Cove, un destino de buceo muy respetado con abundante vida marina y el agua a menudo clara. Si no sabes o no te gusta nadar o bucear no te preocupes, la embarcación posee una cámara subacuática disminuida por el costado de la embarcación que permite ver la vida marina en un monitor mientras te quedas en cubierta.

Capturar fotografías únicas

Experimentar la costa del agua pone todo en una escala diferente y te permite fotografiar un paisaje icónico de un ángulo raras veces visto. Además, el agua, las olas y la luz interactúan con formaciones rocosas que crean unas excelentes oportunidades para tomar fotos increíbles desde cualquier lugar del barco.

Estos tours operan durante todo el año, ofreciendo recorridos rápidos, así como unos más largos. La recomendación es realizar la excursión temprano en la mañana, ya que el sol de la mañana que se refleja en el interior de la cueva del mar Orua crea pura magia.

Imágenes cortesía de Christian Michel.