La Barcelona desconocida

· 8 abril, 2014

Barcelona es, sin duda, una de las ciudades más hermosas e interesantes del mundo. Año tras año recibe a miles de turistas de todo el planeta, que van atraídos por la riqueza artística y por la vitalidad cultural y económica que se respira en cada rincón. La huella de Gaudí, el encanto de los barrios bohemios y la fulgurante vida nocturna son apenas algunos de sus atractivos.

Hay también una Barcelona menos conocida que guarda atractivos secretos para quien quiera descubrirla. Estos son apenas algunos de esos sitios que te cautivarán, tanto o más que los emblemáticos parajes.

Los Búnkers y la Barcelona desconocida

No es un sitio muy frecuentado por los turistas, pero ahí está, como testimonio histórico y punto de reunión, principalmente entre los jóvenes. Están ubicados en el barrio El Carmelo, en la parte más alta del “Turó de la Rovira”. Desde allí se obtiene una panorámica espectacular de toda Barcelona y forman parte del Patrimonio Histórico de España.

Los Búnkers son refugios antiaéreos que se construyeron durante la Guerra Civil Española (1936-1939). Fue un tiempo en que Barcelona recibió más de 200 bombardeos. Cuando cesó la confrontación bélica el sitio fue abandonado por un tiempo, pero pronto comenzó a ser invadido por personas que instalaron allí sus viviendas.

Más adelante los inquilinos de las viviendas fueron retirados de allí y se dispuso la rehabilitación del lugar. Actualmente es un sitio-museo, en donde se alcanza una panorámica de 360 grados sobre la ciudad.

Delta del Llobregat

El Delta del Llobregat.
El Delta del Llobregat.

El Delta del Llobregat es una llanura cruzada por un río que desemboca cerca del mar de Barcelona. Se trata de una reserva natural considerada de importancia internacional para la Unión Europea. Tiene una biodiversidad muy interesante, en especial porque es sitio de nidificación para diversas especies de aves migratorias.

Tiene unas hermosas playas que son muy poco concurridas y se encuentran próximas al Aeropuerto de Prat. Desde allí se puede ver el tránsito del despegue y aterrizaje de los aviones. Desafortunadamente la presencia del hombre ha reducido el área de esta bellísima zona natural, pero por fortuna se mantiene todavía gran parte de la fauna que la hace tan especial.

El Refugio 307

El Refugio 307.
El Refugio 307.

Es otra de las obras que ha quedado como testimonio de la Guerra Civil Española. Está compuesta por una red túneles y pasadizos, dispuestos en forma laberíntica. Fue construido por los vecinos del barrio con el apoyo de las autoridades locales, y con el propósito de defenderse de los bombardeos que asolaban a la ciudad.

En total abarcan una longitud de 200 metros, con un promedio de entre 1.5 y 2 metros de ancho, y una altura que alcanza los 2.10 metros. Actualmente funcionan como un anexo del Museo de Historia de Barcelona y muchos consideran que la construcción representa “el encanto subterráneo” de la ciudad.

Está habilitado para visitas y es un punto obligado si quieres impregnarte del espíritu histórico que envuelve a la Barcelona desconocida.

Imágenes cortesía de Ireberseg, .SantiMB. y Farisori.