El Lago Leman, el espejo de Los Alpes

· 13 mayo, 2014

Ya era famoso antes de que Charles Chaplin decidiera fijar su residencia allí. La verdad es que el Lago Leman, conocido también como el Lago de Ginebra, es uno de los paisajes alpinos más admirados desde hace cientos de años. Es un lugar con tantos atractivos naturales y culturales, que puede catalogarse como una verdadera ventana al paraíso.

Se ubica entre Suiza y Francia. Está enmarcado por varias y célebres ciudades como Ginebra, Lausana y Montreux, en Suiza. Del lado francés lo rodean los balnearios de Thonon les Bains y de Évian les Bains, y el poblado medieval de Yvoire.

Los atractivos de El Lago Leman

El nombre “Leman” viene de la palabra celta “Le man”, que significa “Agua grande”. Tiene una extensión de 582 kilómetros cuadrados, lo que lo convierte en el lago más grande de toda Europa Central. Por sus aguas navegan buques de gran tamaño, así como pequeños transbordadores y embarcaciones históricas de rueda.

Tiene además uno de los climas más benéficos de toda la zona. Desde el Lago Leman pueden verse los Alpes en todo su esplendor, en cualquier época del año.

La vida de la bellísima ciudad de Ginebra gira prácticamente en todos los sentidos, alrededor del Lago Leman. Por eso hay una gran cantidad de puentes que unen ambas orillas en la zona más estrecha del lago. Desde allí parten unas pequeñas lanchas amarillas que son conocidas como “Gaviotas genovesas”; estas embarcaciones hacen recorridos que permiten apreciar las zonas más interesantes de la ciudad.

En el puerto hay una fuente artificial que lleva por nombre “Jet d’Eau” y se ha convertido en un verdadero emblema para Ginebra. Es realmente espectacular. Su surtidor alcanza la increíble cifra de 140 metros de altura, y cuando se eleva puede verse desde cualquier punto de la ciudad. Para los suizos, esta famosa fuente es un verdadero “monumento líquido”.

El Castillo de Chillón, en el Lago Leman
El Castillo de Chillón, en el Lago Leman

Otros datos de interés

En el Muelle de Mont Blanc, en Ginebra, está el Monumento Brunswick, que recuerda a un famoso personaje que legó toda su fortuna a la ciudad, antes de morir en 1873. Muy cerca de allí se encuentra el “Jardín Inglés”, otro de los grandes atractivos de la zona. En el recorrido por el muelle también te encontrarás con otros monumentos famosos como el “Horloge Fleurie”, un reloj de flores que conmemora la tradición relojera; y más adelante está el “Monumento Nacional”, con el que se celebra la adhesión de Ginebra a la Confederación Suiza.

Alrededor del Lago Leman hay una gran cantidad de hoteles y muchos restaurantes que ofrecen una excelente carta gastronómica. También están situadas allí varias de las mejores casas de toda Ginebra.

En la costa suiza también se encuentra el Castillo de Chillón, una antigua construcción que fue popularizada por Rosseau y Lord Byron en su momento. Se trata de un precioso monumento edificado en el Siglo XIII y considerado monumento histórico de Suiza.

El Lago Leman también rodea varias regiones vinícolas como Lavaux y Rolle. También lugares de ensueño como Lutry, en donde hay casas antiguas, murallas y, cómo no, también un castillo; al igual que Grandvaux, que cuenta con una magnífica iglesia románica y varias plazas encantadoras.

Imágenes cortesía de Juan Seguí Moreno y Benjamin Gimmel.