El Algarve en Portugal, tranquilidad y belleza

· 11 octubre, 2013

El Algarve en Portugal, se ubica al sur del país, a orillas del Atlántico. Tiene una superficie de 4960 kilómetros cuadrados y una población de 458.734 habitantes, aunque si se sumaran los numerosos visitantes que recibe al año, esta cifra subiría mucho más. La capital del Algarve es Faro.

¿Por qué ir? Se podría resumir diciendo simplemente por la luz. La luz en el Algarve es fantástica. Pero hay mucho más que eso. Es una región de placeres ocultos, de playas de arena dorada enmarcada por rocas calizas bellamente labradas, de restaurantes pequeños, donde el sabor de los pescados es fantástico, que simplemente se hacen a la plancha y se rocían con aceite de oliva de la región.

Hay muchos rincones en el Algarve. En el interior, en las colinas de Monchique, verás una forma de vida que ha desaparecido en gran parte de Europa. Al interior del Algarve los días giran en torno a las estaciones del año, como la matanza del cerdo y la recolección de las provisiones para el invierno, recogiendo castañas y recogiendo bayas para hacer el aguardiente local. Las aceitunas, naranjas, algarrobas y almendras son sacados de los árboles y se venden en los mercados, etc.

En la costa, el mar hace que la vida de esta parte sea diferente a la vida del interior del Algarve, aunque también está estrechamente ligada a la naturaleza. Puedes ver gente vadeando en el Atlántico durante la marea baja para encontrar almejas y percebes, y a lo largo de la costa los pescadores, los que aprendieron el oficio de sus padres, salen para pescar el calamar y el pulpo, las sardinas y el atún.

¿Cuándo ir?

La oficina de turismo portugués podría hacer un cartel de las estaciones con las flores: la delicada flor de almendro de color rosa enmarcada contra el cielo azul en febrero, el árbol de jacaranda azul florecido a lo largo de las calles en mayo, la buganvilia rosa impactante enmarcada contra el cielo azul en julio y el árbol rojo llameante en diciembre . En resumen, en cuanto al tiempo, el Algarve es bastante seguro la mayor parte del año.

Para las playas desiertas, los mejores meses son mayo, junio y octubre, cuando el sol es caliente y hay pocos visitantes. En pleno verano, julio y agosto, puede haber instalaciones saturadas de gente en el centro del Algarve, pero hacia el interior, más allá de naranjos, olivos y alcornoques y las cigüeñas que anidan en los postes de telégrafo y chimeneas, se puede encontrar un paraíso tranquilo y rural que ha cambiado poco en los últimos siglos.

En diciembre y enero, aunque es más frío por la noche, a menudo hay un sol cálido al medio del día y, por supuesto, las tarifas son mucho más bajas, por lo que es un momento maravilloso para conocer el Algarve. Sin embargo, si tu visita va a girar en torno a comer fuera y disfrutar del paisaje, ten en cuenta que en invierno, muchos restaurantes cierran, al igual que algunas atracciones turísticas como parques acuáticos y zoológicos. Algunas aerolíneas reducen sus horarios de vuelo en invierno, lo que resulta en unos precios más altos.

Imágenes cortesía de Rui Ornelas y Bea & Txema.