Dos grandes secretos para conseguir vuelos baratos

· 16 mayo, 2014

El ideal de todo viajero es poder ahorrar algún dinero en los boletos de avión. Es el medio de transporte más rápido y prácticamente el único para ir de un continente a otro. Por eso, nada más deprimente que estar en la fila de abordaje y escuchar que otros han obtenido el mismo pasaje por un precio mucho más bajo.

Por eso es bueno que tengas en cuenta un par de tips que te damos a continuación.

Conocer las rutas y las aerolíneas para conseguir vuelos baratos

Sea cual sea el destino al que te dirijas, lo primero que debes hacer es informarte muy bien de cuáles son las rutas aéreas que lo cubren y qué aerolíneas viajan hasta allí. Sin duda, conseguirás las mejores ofertas directamente en la compañía aérea. No importa qué tan buena sea una agencia de viajes o un operador de turismo, siempre tu mejor opción es tratar directamente con la aerolínea.

Recuerda que los vuelos directos generalmente tienen un costo mayor al de aquellos que hacen escalas. Investiga a través de un motor de búsqueda en Internet, cuáles son las rutas autorizadas por la aeronáutica de tu país. Así mismo sabrás cuáles son las aerolíneas que hacen el trayecto. En adelante, hazle seguimiento a todas las ofertas que aparezcan en la página de la compañía aérea.

También debes estar abierto a la posibilidad de hacer un viaje que combine el avión con otro medio de transporte. Es cuestión de que hagas los cálculos. Viajar a un lugar que está cerca de tu destino final y luego terminar el trayecto por carretera o tren, podría ser una magnífica alternativa.  De paso, es posible que conozcas nuevos lugares y tu viaje se haga más divertido.

Elige el momento para comprar

Elegir el mejor momento para viajar es una de las claves.
Elegir el mejor momento para viajar es una de las claves.

Es claro que los vuelos son más baratos en temporada baja que en temporada alta. Pero tal vez no tengas del todo claro cuáles son las temporadas bajas y cuáles las altas, dependiendo del país al que te dirijas. Los lugares fríos de la tierra tienen temporada alta durante el verano, pues los viajeros no quieren congelarse. Así, destinos como Europa, Canadá y Alaska son más solicitados en los meses cálidos.

A diferencia de ellos, en algunos lugares del Caribe pasa exactamente lo contrario: los turistas prefieren los meses fríos porque el verano es casi siempre demasiado caluroso. Además el riesgo de huracanes y precipitaciones ahuyenta a los viajeros. Así que si estás pensando en Cuba, Jamaica, México o Costa Rica, por ejemplo, encontrarás mejores ofertas en los meses cálidos.

Otro factor que define las temporadas altas o bajas son las fechas especiales del año. Durante las festividades como Navidad o Año Nuevo, aumenta el flujo del turismo y suben los costos de los tiquetes. Lo mismo ocurre durante las vacaciones estudiantiles y laborales; es importante que te informes cuáles son los meses de asueto en el lugar hacia donde vas. La temporada alta casi siempre es reseñada en las aerolíneas como fecha “Blackout”.

Recuerda que la realización de un evento importante, como una cumbre de negocios o un certamen internacional, aumenta el valor de los vuelos.

Imágenes cortesía de Juan Ramón Rodríguez Sosa y Ricardo Medonca Ferreira.