Diez extraordinarios templos orientales -2

· 6 junio, 2014

La mayoría de los templos orientales tienen una historia que abarca varios siglos. Algunos fueron abandonados, otros están todavía en construcción. Lo único cierto es que muchos de ellos son la prueba viva de una fe que rebasa el plano espiritual y se convierte en estructuras materiales. Desde todos los rincones del mundo llegan viajeros para tratar de descifrar la belleza y el misterio que encierran estos extraordinarios templos. Segunda parte de este informe.

Prambanan, uno de los extraordinarios templos orientales

Este sitio sagrado está compuesto por más de 200 templos, todos dedicados a los tres dioses principales de la mitología hindú: Brama, Visnú y Shivá. Está localizado en Java Central, en Indonesia. Aparentemente fue construido en el año 850. Cuenta con ocho santuarios principales y 250 secundarios, rodeando a los más importantes. Este impresionante lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1991.

Taktshang o el Nido del Tigre

Taktshang o el Nido del Tigre
Taktshang o el Nido del Tigre

Está situado en el Valle del Paro, en Bután. Es un lugar maravilloso. El templo fue construido al filo de un acantilado que tiene casi mil metros de altura. Es uno de los lugares más sagrados del Budismo en el Himalaya y, según cuenta la leyenda, el segundo Buda voló hasta allí montado en una tigresa, para meditar. El supuesto punto de llegada es una caverna que se encuentra dentro del templo. Fue construido en 1962, pero después del incendio de 1988 tuvo que reconstruirse. No tiene acceso para los turistas.

Templo Dorado

Templo Dorado
Templo Dorado

El Templo Dorado está ubicado en Punjab, India, cerca de la frontera con Pakistán. También se le conoce con el nombre de Marhandir Sahib, o “Morada de Dios”. Es el templo sijista más grande del mundo. Su construcción data del año 1.500 y los sijs lo visitan al menos una vez en la vida, según la tradición. El lugar tiene cuatro entradas y está abierto a los fieles de todas las religiones y a todas las personas sin importar raza, nacionalidad o condición social. El suelo y las estatuas están construidos completamente en oro macizo. El mantenimiento del lugar se hace gracias a donaciones voluntarias de los feligreses.

Templo del Cielo

Templo del Cielo
Templo del Cielo

Está situado en Beijín, la capital de China, y es el templo taoísta más grande de todo el país. Se edificó en el siglo XIV, por orden del Emperador Yongle, que pertenecía a la Dinastía Ming. En principio fue un lugar privado, en donde el soberano entraba en recogimiento para pedir por buenas cosechas y por la salud del reino. Tiene una muralla interior y otra exterior, que a su vez dividen las dos zonas principales del lugar. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1998.

Templo de Chion-in

Templo de Chion-in
Templo de Chion-in

Fue construido en Kyoto, Japón, en el año de 1234. Pertenece a una rama del budismo llamada “Jodo”. Aunque varios incendios y terremotos afectaron los 21 edificios originales, aún conserva lo esencial de su origen. La puerta principal, que lleva el nombre de San-mon, mide dos pisos de altura y es la más grande de Japón. La campana del lugar pesa 74 toneladas, lo que la convierte en una de las más pesadas del planeta. Se acciona con el esfuerzo de 17 monjes.

Imágenes cortesía de Gunawan Kartapranata, Douglas J. McLaughlin, Paulrudd, FlickrLickr y 663highland.