Cómo manejar un largo viaje en avión

· 15 abril, 2014

Hay viajes de viajes. Algunos tardan diez o más horas y antes de subirte al avión piensas que estás separado de tu destino por toda una eternidad. ¿Qué hacer? ¿Cómo enfrentar esos tediosos viajes en avión que son más largos de lo habitual? Aquí te damos algunos consejos para que tu vuelo sea lo más llevadero posible.

Si vas a hacer un largo viaje en avión, lleva ropa cómoda

Por ropa cómoda debes entender todas las prendas que faciliten tu movilidad. Nada de ponerte unos vaqueros muy ceñidos que aprieten, así luzcan maravillosos en ti. La ropa ajustada, después de un tiempo, es causa de inflamación e incluso laceración de la piel. Eso, claro, sin contar lo incómodo que resulta estar metido en un vestido apretado, que estorba los movimientos. Los pantalones deportivos amplios son la mejor alternativa para enfrentar un largo vuelo.

Debes empacar una chaqueta abrigada, pero no debe ser muy pesada, ni tampoco difícil de empacar y doblar. No es raro que el aire acondicionado del avión funcione a toda marcha, mientras tú te mueres de frío. Aunque en la mayoría de estos vuelos cada pasajero tiene derecho a una manta, es mejor que lleves tu propio abrigo en caso de que sea necesario.

En cuanto al calzado, lo aconsejable es llevar zapatos fáciles de quitar y poner. Mocasines de preferencia. Deben tener tacón bajo y es mejor que estén elaborados en materiales que faciliten la traspiración. Es muy útil llevar a mano un par de calcetines e incluso unas chanclas o babuchas; así puedes reemplazar los zapatos por algo más cómodo, en cualquier momento.

Tu bolso de mano también debe ser muy práctico. Los mejores son los que tienen muchos bolsillos, de modo que puedes organizar tus pertenencias y saber dónde está cada cosa, sin necesidad de vaciar el contenido una y otra vez.

Los vuelos largos pueden ser muy tediosos.
Los vuelos largos pueden ser muy tediosos.

Escoge un buen asiento

Si vas a pasar muchas horas dentro de un avión, debes asegurarte de que te asignen una buena silla. Los mejores son los asientos de pasillo y los de ventanilla. En los primeros puedes estirar las piernas y movilizarte por el avión sin estar incomodando a otros pasajeros. Los segundos te permiten apoyar la cabeza contra la ventanilla y descansar más cómodamente. En cualquier caso, lo más importante es que tu silla no quede cerca de los baños, si no quieres presenciar un eterno desfile de pasajeros durante todo el viaje, que interrumpirán tu sueño o te importunarán a cada instante.

Consérvate hidratado

Además del aire acondicionado, los cambios de presión durante el viaje pueden tener un efecto indeseable sobre tu bienestar. Puedes sentirte mareado de repente, o un poco atontado. Una manera de evitar esas molestias es manteniéndote hidratado todo el tiempo. Lo más aconsejable es que lleves tu propia botella de agua y consumas periódicamente algunos sorbos durante el viaje. El agua de los aviones no siempre es la más higiénica, por lo que no resulta muy recomendable.

Estiramientos

Lo más recomendable es que no pases más de tres horas sentado. Mejor que te pongas de pies para estirar las piernas y que realices algunos ejercicios con la finalidad de distender los músculos del cuello, de los brazos y de la cabeza. También es bueno que flexiones el cuerpo para darle descanso a tu espalda. Estas medidas no solamente te harán sentirte más cómodo, sino que también te ayudarán a proteger la salud.

Imágenes cortesía de Samu73 e Iván Esteban Reina Ortiz.