Cómo cuidar tu piel cuando viajas

· 7 marzo, 2014

Cuando viajas debes tener en cuenta las condiciones medio ambientales que vas a encontrar. ¿Es un lugar soleado? ¿Es un lugar seco? ¿Húmedo? ¿Frío? ¿Cálido? ¿Hay viento? ¿Permanecerás en lugares cerrados o en espacios al aire libre?

Recuerda que la piel es esa capa protectora que te envuelve y recubre todo tu cuerpo. Es esa compleja red que siente, toca, acoge, y te defiende las agresiones del medio con el que interactúas. La piel te dice cómo es lo que tocas y lo que te toca. Siente la caricia, la presión, el golpe. La piel reacciona, se estimula.

La piel se altera y sufre cuando el medio es hostil, cuando las condiciones son tóxicas, cuando te atacan y ni siquiera te das cuenta. Ella te lo hace saber.

A la piel tienes que cuidarla.  Ella es tu con-tacto con el mundo.

Cuando viajas las condiciones cambian. Y eso es maravilloso. Sales de la rutina, vas por otro camino al encuentro de nuevas experiencias. Lo que no puedes dejar de hacer es cuidar tu piel.

Algunas recomendaciones:

La piel debe estar limpia, humectada y protegida.
La piel debe estar limpia, humectada y protegida.

LIMPIEZA. En la noche, después de haber disfrutado de tu viaje, no olvides hacerle la limpieza a tu rostro con suavidad para que quede libre de suciedades, bacterias, restos de maquillaje. Con esto logras que tu piel se oxigene y respire. Puedes utilizar agua tibia y crema limpiadora. En la mañana es suficiente lavarse con agua.

HUMECTACIÓN. Para protegerla de la resequedad es importante aplicar alguna crema humectante. Ten en cuenta que el sol, el viento e incluso el aire acondicionado resecan tu piel. Además es importante beber varios vasos de agua a lo largo del día. La humectación ayuda a mantener el rostro y en general todo el cuerpo, fresco, suave, elástico, firme.

PROTECTOR SOLAR. Actualmente por el deterioro del medio ambiente, los rayos ultravioleta del sol pueden causar daño. Por eso es muy importante aplicar protector solar, aunque no vayas a la playa o estés expuesto a sus rayos. El protector ayuda a evitar o disminuir manchas, quemaduras, arrugas prematuras y cáncer de piel. Puedes aplicarte un producto que tenga factor de protección 30 o más.

NUTRICIÓN SANA Y EJERCICIO. Procura alimentarte con una dieta balanceada que incluya frutas, verduras, proteínas, carbohidratos, y te mantenga saludable. No abuses del licor y en lo posible evita el cigarrillo. Mantenerte en movimiento. Realizar deporte es importante para que tu piel se mantenga en excelente estado. El viaje es una oportunidad para rejuvenecer y para darle un nuevo aire a tu belleza.

ESTADO DE ÁNIMO Y REPOSO. Procura mantenerte alegre, optimista. Disfruta de la experiencia, baila hasta el amanecer. Visita lugares y comparte con la gente. Descansa, date tiempo para dormir. Tu piel se resiente, tu rostro lo expresa cuando el agotamiento te acompaña.

PRECAUCIONES ESPECIALES. En caso de sufrir algún tipo de enfermedad o problema con tu piel, no olvides consultar con tu médico de confianza. Antes de irte de viaje él te puede indicar las conductas a seguir y los productos o medicamentos que debes llevar.

Imágenes cortesía de your local connection y de Dennis Wong.