Bodegas de Uruguay, visitas personalizadas al proceso de elaboración del vino

· 10 diciembre, 2013

Uruguay, productor de excelentes vinos, es el hogar también de una serie de bodegas, como El Viñedo de los Vientos y Alto de la Ballena, situadas a pocos kilómetros de distancia de las luces brillantes y las playas de arena de la capital, Montevideo. ¡Descubre las bodegas familiares de Uruguay!

La bodegas de Uruguay

En la era de la producción en masa, es una delicia visitar estas bodegas de propiedad familiar. Este pequeño país de América del Sur que se encuentra dentro de los gigantes de la viticultura, Argentina y Chile, así como Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia, es un país emergente en la producción de nuevas y emocionantes mezclas de vino y es el hogar de una ruta del vino compuesta por 15 pequeñas bodegas.

El Viñedo de los Vientos, por ejemplo, se encuentra en medio de 15 hectáreas de viñedos verdes. Aquí, dan la bienvenida a sus visitantes con los brazos abiertos, descorchando fabulosos vinos acompañados de empanadas de mariscos, cordero y cortes de ternera. Su pequeña bodega, que comprende una sala de fermentación, una nave de barricas y una estación de embotellado, está a pocos pasos de distancia a lo largo de un camino de tierra.

Incapaces de producir en masa debido a sus vendimias limitadas, las bodegas uruguayas se centran en la producción a pequeña escala para producir vinos de mayor valor y mayor calidad. La especialidad de la región es el vino tinto tannat, traído de Burdeos en Francia en la década de 1870. Un vino audaz, con aromas de frutas negras, que prospera mejor en el terruño uruguayo ultra fértil que en cualquier otra parte del mundo.

Los vinos

Los enólogos de Uruguay dicen que no eligieron tannat, sino que él los eligió a ellos. El clima y la geografía de Uruguay son notablemente similares a los de Burdeos y los vinos tánicos, con mucho cuerpo están mucho más cerca de los vinos al estilo de Burdeos que las varietales más ligeras y más afrutadas típicas de la vinificación del Nuevo Mundo, incluyendo Argentina y Chile.

las bodegas de Uruguay

Actualmente, se están produciendo elegantes tintos italianos para mezclar con y suavizar el golpe del tótem uruguayo. Los enólogos de Uruguay tienen carta blanca para hacer los vinos que aman. Las viñas de Argentina y Chile son mucho más grandes y más comerciales que las bodegas de Uruguay y estandarizan los vinos con el fin de alcanzar los objetivos de ventas internacionales. En Uruguay nadie tiene el objetivo de conquistar el mundo, por lo que los enólogos tienen absoluta libertad para desarrollar vinos lo que quieran.

Esto significa que uno puede visitar varias bodegas muy cerca y degustar productos completamente diferentes, cada uno con la firma única del enólogo. Es en parte a las diferencias en terreno, pero sobre todo en la elaboración del vino. Tannat tiene mucho cuerpo, tantos taninos, que es un vino fantástico para jugar, para crear nuevas mezclas.

Ahí está uno de los placeres de viajar a este pequeño país de América del Sur: vinos distintivos y visitas íntimas, personalizadas, que te guían hacia el corazón del proceso de la elaboración del vino.

Imágenes cortesía de Remco Douna y Max.