Alaska, tierra de glaciares

· 25 noviembre, 2013

Alaska es una tierra de superlativos escénicos, la más grande, la más alta, la más salvaje y la más hermosa. Hay otros lugares en los Estados Unidos con algunas cosas de lo que Alaska ofrece, pero ninguno que combine todas sus maravillas naturales o se acerque a su escala impresionante.

Tomar un crucero es la manera más popular para visitar Alaska, gracias al espectacular popurrí de fiordos, glaciares y montañas a lo largo de los 10.686 kilómetros de costa o 76.120 kilómetros si se agregan las islas, bahías y ensenadas.

Pero confinarse en un buque sería ver sólo una fracción de los paisajes de Alaska, la vida silvestre y la cultura – que es el estado más grande de los Estados Unidos, por ejemplo, es dos veces mayor que el siguiente más grande, Texas. Tiene los 16 picos más altos de país, entre ellos el más alto de todos, el Monte McKinley, de 6.194 metros sobre el nivel del mar. Posee un estimado de 100 mil glaciares y los dos parques nacionales más grandes de Estados Unidos, junto con sus dos mayores bosques nacionales y su tercer río más largo.

¿Qué hacer en Alaska?

Si todo esto suena intimidante, no lo es, porque a pesar de su tamaño Alaska es fácil de explorar y es un largo camino desde el páramo helado de la imaginación popular: en verano los paisajes son de color verde, el clima es benigno y los días son largos y soleados.

Existen oportunidades para los visitantes de todo tipo. Uno puede explorar a su aire en coche o caravana. Se puede pescar, caminar, practicar balsa y/o kayak caminar sobre un glaciar, observar osos y ballenas, ver la aurora boreal, volar en un hidroavión, andar en tren panorámico o combinar un poco o mucho de todo lo que el Alaska tiene que ofrecer.

Tampoco hay que trabajar duro para visitar los mejores paisajes o disfrutar de las actividades. La aventura extrema existe ahí donde uno lo quiera, pero las carreteras y los ferrocarriles alcanzan muchos de los aspectos más destacados de Alaska, y hasta hay un exceso de operadores en tierra para ayudar con actividades para todas las edades y habilidades.

¿Cuándo ir?

La temporada alta va desde el fin de semana de Memorial Day (el último de mayo) hasta el fin de semana del Día del Trabajo (el primero de septiembre). Entre estas fechas, el clima es favorable, aunque todavía puede ser lluvioso en la costa y en la latitud norte. También significa que habrá un montón de luz.

Muchas oficinas de turismo, viajes y propiedades están cerradas fuera de este período, aunque algunos permanecen abiertos y es un buen momento para encontrar habitaciones vacías y precios más bajos. Si quieres practicar las actividades de invierno, lo ideal es ir en marzo o principios de abril por la combinación óptima de la luz del día, las temperaturas y la cubierta de nieve.

Imágenes cortesía de Steve Betts y Bob Canepa.