Visita a Las Merindades, en Burgos: cuevas, románico y senderismo

· 20 agosto, 2013

Burgos, al norte de España, es una pequeña ciudad castellana con mucho que ofrecer. De todos es conocida su impresionante Catedral gótica y el precioso Monasterio de las Huelgas. Pero la propia provincia nos puede sorprender con entornos naturales únicos, ese es el caso de la comarca de Las Merindades, una zona que nos permite realizar rutas naturales entre bosques y rocas kársticas, contemplar desde cuevas prehistóricas hasta ermitas románicas y terminar haciendo rafting o piragua por el Ebro.

Visita a Las Merindades: arte rupestre y espectáculo natural

El Guareña es un río bastante particular, ya que después de recoger el agua del deshielo de la cordillera Cantábrica termina repentinamente en un valle cerrado por una importante masa de roca caliza. El resultado ha sido espectacular: tras los años el río sin salida ha ido excavando en la roca que le obstruía el paso. Así es como se creó el Ojo Guareña: el mayor complejo cavernícola de España, contando con cerca de cien kilómetros de galerías subterráneas a diferentes niveles.

En una de sus aberturas es donde se reunió hasta bien entrado el siglo XX el concejo municipal de los pueblos cercanos, por lo que recibe el nombre de Sala del Ayuntamiento. En otra de las entradas se levantó la recoleta ermita de San Bernabé, en cuyos muros artistas medievales crearon unos bellos murales acerca del martirio de San Tirso. Pero lo más importante del Ojo Guareña es que alberga una de las mejores colecciones de arte rupestre de España, lo que le valió la denominación de monumento histórico artístico ya en 1970.

El románico en Las Merindades

Las Merindades se encuentran en un lugar donde confluyen la cordillera Cantábrica, el valle del Ebro y el inicio de la meseta castellana, lo que la convierte en un paisaje rico y curioso. Es por ello que explorar Las Merindades es entrar en un mundo de pequeños pueblos imbricados en entornos bien diferenciados.
Ojo Guareña
En el Valle de Valdivieso, entrada desde la meseta castellana, encontramos las torres almenadas de Quintana, a las que hay que sumar varias maravillas románicas como las iglesias de Almiñé y Valdenoceda. Destaca sobre todo la iglesia de San Pedro de Tejada, su única nave guarda un concupiscente secreto: en los canecillos tallados que la adornan y sostienen el maestro cantero grabó entre santos y buenas obras un imponente falo de grandes dimensiones.

En los valles de la Mena y de Sotoscueva, vecinas de la cordillera Cántabra, encontramos curiosos pueblos como el de Puentedey, instalado encima de un gigantesco puente de roca bajo el que pasa el río Nela.

En el valle de Tobalina, más cercana al Valle del Ebro, se encuentra un impresionante paisaje de toba, piedra caliza porosa. A ella pertenece el pueblo quizás más hermoso del norte de Burgos: Frías. Una fortaleza instalada de manera imposible sobre un roquedal marca la silueta de este pueblo de calles medievales. En su casco viejo todo absolutamente está construido con toba caliza, desde las viviendas hasta la iglesia de San Vicente, pasando por el puente medieval fortificado.

Excursiones y actividades en Las Merindades

Para los incansables senderistas que realicen una vista a Las Merindades son imprescindibles los recorridos por la foz del Arroyo de Valdivieso hasta el Castillo de Uría, el desfiladero del Purón , la ascensión al Bedón y la subida al Huidobro.

Hay también muchos recorridos para bicicleta de montaña, por ejemplo el que parte desde Cueva, a la entrada del Ojo Guareña y baja por la N-629 hasta Medina del Pomar para finalizar en Frías. Entre Valdivieso y la propia Frías son muchas las agencias que ofrecen deportes naúticos por el Ebro, desde tranquilos recorridos con piragüas hasta divertidos descensos realizando rafting.

Imágenes cortesía de Alfredo Miguel Romero y kurtxio.