Viajar te hace mejor persona

· 12 noviembre, 2013

Viajar por el mundo y explorar nuevos lugares puede cambiar tu vida. Conoces nuevas culturas y puede ayudar a dar forma a tu manera de pensar, por lo que viajar te hace mejor persona. En muchas ocasiones, la gente se centra en los aspectos negativos de los viajes, que puede aumentar de peso, gastas mucho dinero, etc. Pero viajar también puede hacer que una persona sea más saludable y ayudarle a tener una mejor versión de sí mismo.

Mejora tus habilidades sociales

Conocer nuevas personas es uno de los grandes beneficios de viajar. Ya sea al charlar con tu compañero de cuarto del albergue, platicando con tu compañero de asiento en un tren o con una animada discusión en un bar local, te verás obligado/a a mejorar tus habilidades sociales (sobre todo si vas a viajar solo). Si las nuevas situaciones tienden a causarte ansiedad, viajar es una forma segura de dar pasos hacia la reducción de esta ansiedad.

Reduce el estrés

Tomar tiempo libre es una forma obvia de recarga y reducir los niveles de estrés. Pero mientras que quedarte en casa y descansar es un uso digno de tu tiempo libre, los viajes te eliminan de tu vida cotidiana y te permiten verdaderamente escapar. Viajar te permite dejar de lado tus responsabilidades diarias y concentrarte en ti mismo por un momento. Cuando regreses a casa te sentirás renovado y tendrás la motivación necesaria para volver a la rutina.

Te ayuda a lograr metas

Tener una lista de viaje “cosas para hacer” y cruzar lentamente las cosas de esa lista te mantiene motivado y positivado. Esta lista puede incluir visitar determinados lugares o llevar a cabo una hazaña como escalar una montaña o poder realizar una conversación en el idioma de tu próximo destino. El logro de estos objetivos también aumenta la confianza y da una sensación de éxito.

Te hace más flexible

A veces las cosas no salen según lo planeado durante el viaje. Es posible que tu vuelo se cancele o llueva el día que tenías programado ir a la aventura al aire libre épica. Está bien, hay otros vuelos que tomar (o trenes o autobuses), y tal vez en ese día lluvioso descubrirás una librería oculta para explorar o un café adorable… Viajar te ayuda a ser más flexible y de mente abierta.

Te vuelve más paciente

Viajar puede implicar una gran cantidad de espera. Tienes que esperar en las líneas. Tienes que esperar para los vuelos. Tienes que esperar en los restaurantes. Aprender a lidiar con las esperas, cómo tener una conversación con las personas que están esperando contigo y cómo mantener la calma en situaciones frustrantemente lentas te enseñará cómo mantener la paciencia y la calma en todas las situaciones!

Te ayuda a mejorar las relaciones

Las encuestas han demostrado que las parejas que viajan juntas reportan relaciones más íntimas y mejores vidas sexuales. Mientras que el recorrido no puede hacer que uno tenga una buena relación, puede fortalecerlo. El estar libre de responsabilidades, como lavar los platos y pasear al perro ayuda a relajarse juntos y se centrarse en la pareja.

Imágenes cortesía de katerha y Robert S. Donovan.