Una real aventura: visitar Seal Island y ver al gran tiburón blanco

· 26 julio, 2013

Seal Island es una pequeña isla situada a media hora en barco de Ciudad del Cabo, un refugio en el que habita una extraordinaria colonia de focas. Por allí ronda el gran tiburón blanco. Para admirarlo es posible embarcase en excursiones que parten de Ciudad del Cabo y observarlo cuando acude a comer focas.

Seal Island en Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Seal Island es un refugio para las colonias de focas y cormoranes (así como para otras varias especies de aves). Entre noviembre y diciembre miles de focas nacen en esta isla. Las focas que aprovechan la (aparente) tranquilidad de la zona para que sus crías pasen sus primeras semanas de vida. Y es allí donde el gran tiburón blanco aprovecha para alimentarse. Muchos osados viajeros se atreven a viajar hasta Cuidad del Cabo y desde allí embarcarse hasta Seal Island con el fin de ver al gran tiburón blanco.

Aunque las aguas de Seal Island dan la impresión de una gran tranquilidad y las playas de la costa este de la península del Cabo son muy calmas por encontrarse dentro de la bahía False, quienes surcan estas aguas tienen toda su atención puesta en la posible aparición del tiburón blanco.

El gran tiburón blanco

Se trata del mayor depredador marino conocido, “el gran blanco” o “el tiburón volador”, como también se le llama, por los impresionantes saltos que da – hasta una altura de tres metros fuera del agua, a pesar de sus dos toneladas de peso –,  es un icono de la fauna salvaje, y claro, acercarse a él es de gran interés para los amantes del turismo aventura.

Este tiburón acude a la costa de Seal Island para alimentarse de las focas, fundamentalmente de las jóvenes inexpertas que se adentran en las aguas. Entonce el tiburón blanco surge fugaz, y con movimientos ágiles las devora en unos pocos segundos.

Su caza suele ir acompañada habitualmente de un impresionante y vigoroso salto, mientras abre sus inmensas fauces, ofreciendo imágenes espectaculares para capturar en una instantánea.

Seal Island

Es posible embarcarse para ver al gran tiburón blanco “cara a cara”, ya que en la zona operan diversas compañías que ofrecen excursiones del tipo Cage diving, es decir, bucear en una caja de metal para ver a los tiburones blancos en su medio. Mientras que otros operadores turísticos ofrecen excursiones sólo para tomar fotografías, y hay de los que ofrecen una combinación de ambas modalidades…

Estas cajas están especialmente diseñadas para estos acercamiento, con rejas de aluminio y con espacio para tres personas. Pero, sin duda, las garantías de seguridad que ofrecen se olvidarán ante la aparición repentina del tiburón blanco desde las profundidades del océano, con sus movimientos sinuosos y atentos.

Debe resultar escalofriante ver frente a la jaula, con sus cinco metros de longitud, a una de las criaturas más sorprendentes y aterradoras de nuestro planeta, un animal poco estudiado, de orígenes prehistóricos y que surca las aguas cálidas de la mayoría de los océanos…

Una aventura interesante – por llamarla de algún modo – la de visitar Seal Island y admirar al mayor depredador marino que se conoce.

Imágenes cortesía de Hermanus Backpackers y neiljs.