Transilvania, ¿visitamos el Castillo de Drácula?

· 6 abril, 2013

Transilvania es un destino turístico asociado inmediatamente a la figura de Drácula, el personaje creado por Bram Stoker. Vlad Tepes para algunos, Vlad Dracul para otros, es el hombre real en el que se basó el escritor para crear al famoso vampiro. Vivió en Rumania, en la región de Transilvania, y visitar su castillo es un viaje para quienes les gusta los misterios, un viaje comparable a ir a la Isla de Pascua, al triángulo de las Bermudas, o a Stonehenge – el círculo de piedras en el Reino Unido.

La historia de Transilvania y la leyenda de Vlad el Empalador

Transilvania posee una historia muy interesante, es parte de la separación entre oriente y occidente, y la región ha sido testigo en numerosas ocasiones de disputas y guerras entre distintos pueblos, imperios y países, debido entre a otras cosas, a las riquezas de esa región, en especial sus fértiles suelos.

En medio de esas tremendas batallas y guerras, existió un príncipe sanguinario llamado Vlad Tepes, hijo de Vlad Dracul. Y cuenta el mito que Vlad Tepes murió en el siglo XV combatiendo junto a 200 de sus soldados contra un enemigo formado por 120 mil turcos que lo rodeaban. El príncipe tenía el apodo de “el empalador”, debido a la crueldad con la que torturaba y asesinaba a sus enemigos. Ese personaje histórico, rodeado de leyendas, es en el que se basó Bram Stoker para escribir su famosa novela

El Castillo de Bran

Lo que se puede visitar hoy en Transilvania es el Castillo de Bran, el castillo donde supuestamente habitó Vlad Tepes. La fortaleza fue mandada a construir por los caballeros teutónicos en 1212 y reconstruida en 1378. Hoy está perfectamente conservada, posee una arquitectura gótica, en la que se pueden apreciar esculturas y otros elementos medievales que alberga en su interior el correspondiente museo. (Claro que la edificación se encuentra abierta al público y es visitada por miles de turismos al año).

Castillo de Bran
Castillo de Bran

En realidad no está del todo claro que Vlad el Empalador haya vivido en el Castillo de Bran, pero así lo quiere la leyenda…

Alrededor del Castillo de Bran, el paisaje de Transilvania, que es muy característico, bosques, ríos y frías zonas montañosas, son el contexto perfecto para acercarse al edificio donde vivió Drácula. ¿Listos para visitarlo?…

Finalmente, cabe señalar que no todos en Rumania están conformes con que Drácula sea la figura con la que más se asocie al país. Sobre todo, porque detrás del personaje está el verdadero y siniestro Vlad el Empalador, y además porque Rumania tiene otros atractivos para el turismo – de los que hablaremos oportunamente.

Imágenes cortesía de Horia Varlan y borderlys.