Quebec, Canadá: pintoresca ciudad francoparlante

· 23 junio, 2013

En la región de habla francesa de Canadá, se encuentra la pintoresca ciudad de Quebec, lugar de impresionantes monumentos arquitectónicos y un importante centro cultural en esta parte de Canadá. La urbe es además un importante centro de gastronomía de tradición francesa, de notable desarrollo económico y de altos niveles de bienestar social. Se trata de un destino turístico para los amantes de ciudades que, aún con su ambiente urbano, mantienen una atmósfera de tranquilidad y de encanto.

La ciudad de Quebec es la capital de la provincia del mismo nombre. Su población, que supera el medio millón de habitantes, se dedica a varios sectores de la economía entre los que destacan los servicios administrativos y turísticos. Para trasladarse hasta este destino, se puede utilizar el Aeropuerto Internacional Jean Lesage, que se localiza inmediatamente en las afueras de la ciudad. Quebec también está conectada con otras ciudades canadienses por medio de una importante infraestructura vial, especialmente dentro de la provincia de Quebec, como Montreal.

El clima de Quebec ha sido clasificado como continental húmedo, es decir, que además de recibir importante precipitación a lo largo del año, las temperaturas pueden ponerse bastante frías en el invierno, alrededor de los 10 grados centígrados bajo cero. En verano, sin embargo, las temperaturas se mantienen en un agradable rango de entre 15 y 20 grados centígrados, ideal para pasearse cómodamente por sus calles, plazas y parques.

La ciudad de Quebec es una de las más antiguas de América del Norte. De hecho, es la única ciudad al norte de la frontera entre Estados Unidos y México que cuenta con sus murallas de protección. La población fue fundada en 1608 por el explorador francés Samuel de Champlain y el sitio se desarrolló en adelante como una colonia permanente. En sus inicios, la ciudad contó con varias órdenes religiosas que dejaron su huella en la historia del lugar.

A pesar de su herencia francesa, Quebec fue centro de disputa entre franceses y británicos durante el siglo XVIII, hasta que la ciudad fue cedida a Gran Bretaña en 1763. En 1840, cuando se formó la provincia de Canadá, Quebec fue una de las ciudades que se turnó el título de capital.

Edificaciones históricas

Para los interesados en admirar las hermosas edificaciones históricas con las que cuente Quebec, se puede empezar con una visita al Château Frontenac, posiblemente el edificio más emblemático de la ciudad. Este magnífico castillo, que abrió en 1893, fue ideado como un hotel y aún funciona como tal. Representa uno de los paisajes urbanos más conocidos de todo Canadá.

La Citadelle de Quebec es una fortificación militar muy visitada por los turistas, cuya construcción inició en 1673, originalmente construida para defender a la ciudad en los tiempos de disputa entre franceses e ingleses.

quebec2

Quebec es un destino de cultura, historia y fascinante descanso.

Imágenes cortesía de Michael McDonough y ragingwire, en ese orden.