Porquerolles, Francia: isla de naturaleza y relajación

· 25 junio, 2013

Porquerolles, isla ubicada en medio de la Costa Azul francesa, es un destino turístico único por su ambiente relajado, sus playas, el color azul claro del agua del mar, su tradición vinícola y sus áreas naturales protegidas. Es ese aspecto encantador de la Francia insular que se manifiesta en Porquerolles como en ningún otro lugar. En esta oportunidad te queremos contar por qué este magnífico lugar debería ser tomado en cuenta si te interesa visitar la Riviera Francesa.

Porquerolles es una isla de más de 12 km², localizada a menos de 3 kilómetros de la península de Giens en tierra firme, y a unos 86 kilómetros al suroeste de la ciudad de Cannes. Es parte de las Islas de Hyères, parte de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. El relieve de Porquerolles consiste en un interior de la isla dominado por colinas, una costa norte con hermosas playas arenosas y una costa sur con acantilados.

Las temperaturas del lugar son reguladas por la acción del mar. Lo anterior provoca que los veranos sean cálidos y secos, con temperaturas alrededor de los 22 °C; mientras los inviernos se caracterizan por ser suaves y moderados, con temperaturas cercanas a los 11 °C.

Porquerolles estuvo habitada en tiempos antiguos por celtas, ligures, fenicios y romanos. Durante la Edad Media, la isla estuvo bajo la influencia de las autoridades religiosas y políticas del sur de Francia y de Italia. Ya en el siglo XVIII, la isla pasó a manos de la familia Marquant, que compró el lugar. A finales de ese siglo, debido al asedio de los ingleses, Napoleón Bonaparte construyó fortificaciones en Porquerolles para defender la isla, mismas fortificaciones que se pueden observar actualmente. La isla fue pasando de manos hasta que fue comprada por François Joseph Fournier en 1912, quien desarrolló una empresa agrícola con fines filantrópicos. En 1971 el estado le pasó la administración de la propiedad de Fournier al parque nacional de Port-Cros, un área que comprende cerca del 80% de la isla.

Naturaleza y actividades al aire libre

Algunas de las actividades al aire libre que se pueden realizar en Porquerolles incluyen el senderismo, paseos en bicicleta, paseos en bote, buceo, excursiones en catamarán alrededor de la isla y la visita a las maravillosas playas de la isla. Hay tres playas principales en la costa norte de Porquerolles. Playa d’Argent se encentra rodeada de árboles y naturaleza. Por su parte, playa de la Courtade se localiza muy cerca del pueblo y puerto del mismo nombre de la isla. Un poco más retirada está playa Notre Dame, en un ambiente natural y apto para relajarse.

Porquerolles comparte junto a otras islas el parque nacional de Port-Cros. Esta área de conservación, creada en 1963, alcanzó el estatus de parque nacional en 2012. El parque resguarda bosques de robles, numerosas especies de aves y muchas especies de peces.

Comer en el pueblo de Porquerolles se puede convertir en una experiencia muy agradable, pues la mayoría de restaurantes cuentan con terrazas para deleitarse con algunos de los platos del lugar mientras se disfruta del hermoso paisaje.

porquerolles2

Esta isla, con una ubicación privilegiada en el sur de Francia, tiene opciones para comer, pasear, relejarse y entrar en contacto con la naturaleza. Porquerolles es lugar para pasar unas merecidas vacaciones.

Imágenes cortesía de Steffen Ramsaier y Roloff, en ese orden.