La Rinconada: El lugar poblado más alto del mundo

· 10 marzo, 2014

La Rinconada es el lugar poblado más alto del mundo. Es un lugar para vivir la aventura de lo desconocido o conocer hermosos paisajes glaciales, con amaneceres cubiertos de poética niebla. Allí se puede sentir cómo la nieve y el hielo forman una capa suave para caminar.

Allí conviven la promesa de la riqueza y la dura pobreza. Se trata de un lugar perdido entre las montañas de Los Andes, con pocas posibilidades de acceso. El aislamiento le otorga un encanto particular, pero no logra ocultar los rigores del olvido. Su gente amable y reservada es lo más cálido del lugar.

En condiciones extremas

La Rinconada es un lugar que se ubica a 5.400 metros de altura. Cuenta con 20.000 ó 30.000 ó 40.000 habitantes. Al parecer, no hay acuerdo sobre el número. Está localizada en el Perú, más exactamente en el distrito de Ananea, de la Provincia de Putina, Puno.

En La Rinconada priman las temperaturas por debajo de los 0 grados centígrados. En el día el clima promedio es de -15 grados. Sus habitantes hasta ahora han tenido que vivir en condiciones difíciles, pues aparte de las muy bajas temperaturas, apenas cuentan con servicio de energía eléctrica. No hay servicio de acueducto ni de alcantarillado, por eso se encuentran grandes acumulados de basura y olores muy desagradables.

Los primeros habitantes que llegaron a estos parajes extremos fueron los Incas. Posteriormente llegaron los españoles. En la actualidad es un lugar de destino para los que huyen, para los que lo han perdido todo, para los que esperan una oportunidad más allá del límite. Los sin trabajo, los fugitivos, los que no quieren recordar la herida del pasado.

En La Rinconada el sol no calienta mucho, pero aún así con su luz ilumina y hace brillar el paisaje blanco, azul, grisáceo dando tonalidades que cambian de manera inesperada.

La Rinconada es un sitio aislado.
La Rinconada es un sitio aislado.

Maldición en el paraíso

En lo hondo de La Rinconada hay filones de oro que son extraídos de manera artesanal. Los mineros se valen apenas de sus palas y sus carretillas para conseguir el valioso mineral. Los mineros de La Rinconada exponen su vida en el fondo de la mina.

En La Rinconada, el lago que gozaba de aguas transparentes y que se caracterizaba por la presencia de peces, ha perdido su potabilidad. Esta situación es causada por problemas de contaminación con mercurio y antimonio, elementos que se requieren para la extracción del oro en la mina.

A pesar del frio, la pobreza y la dureza que implica para los mineros de La Rinconada la extracción del oro, también hay festividades. Allí se celebran los carnavales de Juliaca, que tienen lugar al comienzo del año. En estas fiestas se exalta a la madre tierra.  Son celebraciones con danzas, concursos y se puede apreciar el gran colorido de la tradición Andina.

Para visitar La Rinconada, puedes llegar en camión o en una camioneta.  A lo largo de un trayecto de 160 kilómetros desde la ciudad de Juliaca, la carretera se encuentra asfaltada hasta Ananea.  En los siguientes 20 kilómetros es pura trocha y a la llegada hay bastante barro.

Imágenes cortesía de Hildegard Willer y Daniel Peppes Gauer