La isla de Isquia, Italia: aguas termales bajo un cielo mediterráneo

· 23 junio, 2013

Afortunadamente, hay destinos turísticos en Italia que combinan esos hermosos elementos de la geografía del país de una manera sublime: la bella costa mediterránea, pueblos antiguos ricos en historia, buena cocina, asombroso relieve montañoso y el sacar provecho de la actividad volcánica de la región, en este caso con aguas termales. Eso es lo que ofrece la maravillosa isla de Isquia, y de estos atractivos te vamos a contar a continuación.

La isla de Isquia se localiza cerca de la ciudad de Nápoles, en la subdivisión del mar Mediterráneo conocida como mar Tirreno, frente a la costa oeste de la península italiana. Desde Nápoles es posible trasladarse en bote hasta Isquia, un viaje que en sí mismo resulta muy agradable por los hermosos paisajes que se pueden observar en el recorrido. La isla pertenece a la región de Campania y cuenta con una población de más de 60 mil habitantes. La ciudad más grande lleva el mismo nombre, Isquia.

El clima del lugar es completamente mediterráneo, con veranos cálidos y secos e inviernos moderados. La isla cuenta con un macizo volcánico como su punto más alto, el monte Epomeo, que se eleva a 788 metros sobre el nivel del mar. La geografía de la isla muestra también varios macizos y fosas tectónicas.

Los primeros habitantes de la isla llegaron a formar una combinación de fenicios, griegos y etruscos; y en sus inicios la población establecida en el lugar se dedicó al comercio con las regiones cercanas. Actualmente, Isquia es un destino sumamente popular, especialmente entre italianos y alemanes. De hecho, miles de alemanes se han establecido en esta isla, atraídos por los spas de aguas termales del lugar. La gastronomía de este destino es altamente apreciada, con especialidades que utilizan el pescado como ingrediente principal. La producción de tomates isleños y de miel local  es muy valorada en la cocina de Isquia.

Hay varios monumentos de enorme valor histórico y arquitectónico en la isla. Sobresale el castillo Aragonés, construido sobre una isla volcánica muy cercana a Isquia, a la cual es posible llegar a través de un puente peatonal. La fortificación fue construida en 474 a.C. por Hierón I, gobernante de la ciudad de Siracusa; y en 1441 el castillo fue renovado por Alfonso V de Aragón.

Las playas son también uno de los principales atractivos de Isquia, dentro de las que cabe destacar la playa de la bahía de San Montano, ubicada al norte de la isla y rodeada de altas colinas que le dan una atmósfera de resguardo.

Las aguas termales de Isquia

Las aguas termales de la isla son aprovechadas tanto en baños como en manantiales. Se pueden encontrar spas y facilidades de aguas termales en las diferentes subregiones, como Barano d’Ischia, Cassamicciola, Forio y por supuesto en la ciudad de Isquia.

Los lugares de aguas termales en áreas naturales se localizan en Buceto (en las faldas del monte Epomeo), en La Sorgente di Nitrodi (en el centro-sur de la isla), en Le fumarole di Sant’Angelo (donde se utilizan la arena caliente del lugar) y en la bahía de Sorgeto. Este último lugar, una ensenada en el sur de la isla, tiene una increíble combinación del agua dulce y caliente que emana de la isla con el agua fría y salada del mar.

isquia2

Isquia es, indudablemente, el destino ideal para unas vacaciones de relajación y renovación.

Imágenes cortesía de Chiara Marra y Demetrio Neri_1959, en ese orden.