La cascada Ruby, un salto de agua en el interior de una caverna

· 18 agosto, 2013

Las aguas de La cascada Ruby caen de forma vertical desde una altura 44 metros. Y lo que hace diferente a esta cascada, es que se encuentra en el interior de un complejo de cavernas en Lookout Mountain, en Tennessee, Estados Unidos.

Visitar a la cascada Ruby

Muy cerca de la ciudad de Chattanooga, en el estado de Tennessee, dentro del complejo de cavernas de Lookout Mountain, cerca de Rock City, se encuentra esta singular caída de agua conocida como La cascada Ruby (o Ruby Falls), que tiene nada menos que 200 millones de años de antigüedad, aproximadamente…

La cascada Ruby, un salto de agua en el interior de una caverna

La cascada es alimentada por aguas pluviales y de un arroyo subterráneo que recorre el interior de la montaña a través de sus grietas.

Tanto la cascada, como las cavernas de Lookout Mountain, atraen al público durante todo el año. El complejo de cavernas, y en especial La cascada Ruby, convocan a los viajeros por sus particulares formas y sus hermoso colores, y el espectáculo visual que forma esta caída de agua es fabuloso.

En un paseo a Ruby Falls también es posible disfrutar de otras muchas maravillas geológicas ubicadas en estas cuevas. Y luego de la visita a la cascada se puede aprovechar para tomar instantáneas de las hermosas vistas panorámicas que ofrece la cima de la montaña.

Hemos hablado en artículos anteriores de otros saltos de agua como La cascada de Gullfoss y Las Cataratas del Niágara, y como se puede apreciar en las imágenes, la visión de esta caída de agua en el interior de la tierra es también un notable espectáculo de la naturaleza que ofrece una visual única.

Historia de Ruby Falls

Historia de Ruby Falls

Como curiosidad les contamos que la cascada fue descubierta de forma accidental, hace 80 años atrás, cuando se estaba intentando construir un paseo turístico en el interior del complejo de las cuevas cercanas, y durante la excavación para construir un ascensor se descubrió un orificio. Por allí no podía pasar una persona, pero se podía escuchar el sonido de una cascada subterránea.

Luego se continuó con las exploraciones, y se mejoraron las instalaciones para hacer de La cascada Ruby un atractivo turístico tal como se ve lo ve en la actualidad.

Imágenes cortesía de Murray Barnes y Robot B.