Finnmark en Noruega, es tierra de nieve, mares y cielos

· 18 agosto, 2013

En la región más al norte de Noruega se encuentra la provincia de Finnmark. Un territorio de 48,649 km², donde encontrarás bosques helados todo el año, mares que se extiendes hasta donde alcanza la vista, y cielos que se alumbran en invierno con las espectaculares auroras boreales.

Ya sea que llegues por avión desde Oslo, o bien desembarques en uno de los 10 puertos que hay en Finnmark. Es fácil encontrar cosas para hacer y conocer.

Puedes comenzar, si te aburren los paseos en coche, tomando una excursión en trineo de perros, y si te gusta ir aún más rápido, puedes alquilar una moto de nieve e ir en safari por los grandes campos congelados.

Puedes llevarte al extremo, literalmente, si visitas el cabo norte. Es un acantilado a 307 metros sobre el nivel del mar conocido como “el fin del mundo”. Aquí se acaba la masa continental de Europa y solamente el archipiélago Svalbard lo separa del Polo Norte. Es uno de los sitios donde se puede desfrutar del sol de media noche y de la vista al infinito mar, a los pies del monumento del globo.

En el mar, si te gusta la tranquilidad puedes optar por la pesca. La pesca glaciar en aguas profundas en una opción, pero si te gustan las verdaderas aventuras, puedes intentar el Safari del cangrejo real. Puedes ser parte de la experiencia si tiene un permiso de buceo, pero si no, puedes simplemente disfrutar desde la orilla viendo cómo se pesca una de las criaturas más imponentes del mar, el cangrejo real, cuyas pinzas pueden llegar a medir hasta dos metros. Luego, desfrutar de su deliciosa carne en un estofado casero preparado por los pescadores.

El cielo en Finnmark y las Auroras Boreales

Cabo Norte con aurora boreal de fondo
Cabo Norte con aurora boreal de fondo

Para tener la máxima experiencia de este “teatro de los cielos” de Finnmark en Noruega, visítalo durante los finales del otoño y los principios de la primavera.

Durante toda la temporada del invierno se pueden ver las Auroras Boreales, pero tendrás muchas más probabilidades de verlas durante el equinoccio de otoño y el de primavera, es decir entre el 21 de septiembre al 21 de marzo. Los mejores meses para verla serán en octubre, febrero y marzo.

Sin embargo, no podemos asegurar que en todos los casos se podrán ver con total claridad las Auroras Boreales. Hay que considerar también el factor meteorológico, las noches deben estar despejadas de cualquier nube o precipitación para poder verlas. E incluso así, es posible que las Auroras Boreales se mantengan alejadas y no se dejen apreciar bien.

Ir tras la caza de las Auroras Boreales es parte de la aventura. Mientras más esperes, más posibilidades tiene de verlas, y cuando finalmente aparecen, aquel espectáculo único (no hay dos apariciones de Auroras Boreales iguales), no se compara a ninguna otra cosa. Aquellas misteriosas luces sobre el cielo, te dejan sin palabras.

Fotos cortesia de Dan Nordal y Tor Even Mathisen