El universo, desde el desierto chileno – 1

· 7 junio, 2014

El Desierto de Atacama, en Chile, es uno de los mejores lugares del mundo para observar el espacio exterior.  Tiene unas condiciones naturales verdaderamente privilegiadas para contemplar el firmamento. La humedad es una de las más bajas del mundo y eso permite que el cielo esté despejado, prácticamente todos los días del año. Además, las elevaciones y las planicies ofrecen la posibilidad de acceder a ángulos de primera línea.

Por eso allí hay más de una docena de puntos en donde se han fijado observatorios astronómicos. Los principales dependen del European Southern Observatory (ESO). También se ofrecen tours astronómicos inolvidables para los turistas. Aquí te presentamos una breve muestra de lo que puedes ver si vas al Desierto de Atacama.

La Vía Láctea, desde el desierto chileno

En esta maravillosa fotografía se observan las antenas de un conjunto de observación astronómica llamado ALMA, con la Vía Láctea como fondo. La imagen fue captada por el fotógrafo Babak Tafreshi, en una zona del Atacama que se conoce como el llano de Chajnantor y está ubicada a 5 mil metros de altura. En la fotografía aparecen claramente las Nubes de Polvo de la constelación, y otras constelaciones como “Carina” y “Vela”.

La alineación de Júpiter, Venus y Mercurio

La alineación de Júpiter, Venus y Mercurio
La alineación de Júpiter, Venus y Mercurio

Esta imagen, captada en mayo de 2013, representa un fenómeno que rara vez ha sido registrado. Se trata de la alineación de tres planetas: Júpiter, Mercurio y Venus. La fotografía fue tomada por Yuri Beletsky, en el Observatorio La Silla, al norte de Chile. Se trata de un fenómeno que solamente volverá a repetirse hasta octubre de 2015. La imagen se capturó al atardecer y muchos la catalogan como una “danza de los planetas”.

Una bola de fuego

Una bola de fuego
Una bola de fuego

Esta espectacular imagen fue capturada gracias a un equipo fotográfico de alta tecnología, en el observatorio ALMA. La fotografía capta el paso de una estrella fugaz, la cual ofrece un colorido espectáculo. Puede verse que la estela tiene tonos dorados, verde esmeralda y carmesí. El rastro brillante desaparece en pocos segundos, de ahí la maestría del fotógrafo para haber logrado capturarlo. Las estrellas fugaces son pequeñas rocas que recorren el espacio a velocidades exorbitantes y que generan ese efecto óptico al hacer contacto superficial con la atmósfera.

Así será Marte

Mars, 2099?

Esta hermosa fotografía fue tomada en el Observatorio Paranal, por Julien Girard. La tituló “Marte 2099” porque hay razones para imaginar que ese planeta tendrá un aspecto como el de la imagen, a finales del siglo XXI. Tan parecidas son las condiciones de este punto del Desierto de Atacama con Marte, que la propia NASA realiza allí las pruebas de vehículos que pretende instalar en ese planeta en el futuro. Paranal está situado a 2.600 metros de altitud; tiene un cielo tan limpio, que aún en noches sin luna hay una gran claridad, gracias a la Vía Láctea. La imagen es verdaderamente sobrecogedora.

Imágenes cortesía de ESO.