El Lago Baikal, una maravilla de la naturaleza

· 30 abril, 2014

Las concentraciones de agua siempre atraen la atención. Tal vez haya algo en nuestra composición biológica que nos recuerda el origen. Toda la vida proviene del agua y por eso, quizás, ese elemento despierta profundos sentimientos y enorme atractivo sobre nosotros.

El Lago Baikal es una de esas maravillas de la naturaleza que además de ofrecernos una enorme belleza, también presenta características que lo hacen único. No por nada fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996 y sigue recibiendo a curiosos y científicos de todo el mundo cada año.

El Lago Baikal y sus datos curiosos

Este lago está localizado al sur de Siberia, en Rusia. El sitio es aislado y comprende un entorno con una belleza melancólica y enigmática. El Lago Baikal tiene una extensión de más de 30 mil kilómetros cuadrados y una profundidad de 1.637 metros. Esto lo convierte en el lago más profundo del mundo, con mucha ventaja.

Este solo lago contiene el 20% del agua dulce del planeta, lo que equivale al 25% del agua potable disponible en el mundo. Se estima que podría abastecer del líquido vital a todos los habitantes de la Tierra durante cuarenta años.

Tiene así mismo una de las concentraciones de agua más transparentes que existan. Los cangrejos “epishura” son pequeños organismos que se encargan de la limpieza de las aguas; y en el Lago Baikal hay hasta tres millones de estos animales por cada metro cuadrado de agua. Así que no cabe duda alguna sobre la potabilidad.

Baikal es también uno de los lagos más ancestrales del mundo; tiene aproximadamente unos 25 millones de años de antigüedad. Por eso también es el hogar de algunas especies de flora y fauna bastante exóticas. Es el caso de la “Foca del Baikal”, única foca de agua dulce en el planeta. También contiene una impresionante población de bosques de esponjas.

El Tren Transiberiano bordea el Lago Baikal.
El Tren Transiberiano bordea el Lago Baikal.

Viajar al Lago Baikal

El famosísimo Tren Transiberiano rodea toda la longitud del lago y es la mejor manera de viajar hasta allí. El recorrido incluye un paso por 200 puentes y 33 túneles. Durante el trayecto te encontrarás con varias ventas de camino, en donde puedes probar el pez omul ahumado, una delicia local que se ofrece en locales pequeños.

El lago está en el límite entre dos provincias rusas: Irkutsk y Buriatia. Lo malo del viaje es que la región es remota y en la zona suroriental, prácticamente no se encuentran habitantes. También podrías tener otras molestias, como los frecuentes terremotos causados por el crecimiento del lago, que aumenta dos centímetros cada año.

Un viaje a Baikal no es, ni mucho menos, una experiencia para turistas novatos. El lugar tiene un clima riguroso, pese a que ahora se muestra un poco menos severo debido al calentamiento global.

Si no eres científico, el único propósito de un viaje hasta estos alejados parajes será el de poder maravillarte con uno de los lugares más hermosos y mejor protegidos de la mano del hombre en todo el mundo.

Imágenes cortesía de Benutzer:Sansculotte y Francorov.